loading...

lunes

¿Habrá o no devaluación en Venezuela?

La negativa del BCV a ejecutarla genera expectativas contrarias. Con el crudo en $100 el Gobierno se vería afectado y perdería 22% de su poder de compra. Para Ángel García Banchs si no aumentan los precios del crudo se devaluará para aumentar el gasto público.

Después que el presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, considerara que una devaluación u otro gran cambio en el tema de las divisas no está cercano, los expertos estiman que el próximo año podría presentarse una devaluación aun con un escenario electoral tan importante.

La devaluación sería a costa de mayores presiones inflacionarias y escasez, incluso mayores a las ya esperadas por el mercado; es decir, la inflación sobrepasaría la barrera del 27 %.

Para Ángel García Banchs, director de Econométrica, si en 2012 no aumenta el precio del crudo la capacidad de gasto del Gobierno se vería muy afectada.

García Banchs sostiene que el fisco necesitaría un aumento aproximado de 27% en los precios para evitar perder poder de compra, en vista de la inflación  venezolana. "Si este año con un barril compraba 430 bolívares, en el 2012, por la inflación, la capacidad de gasto será de 335 bolívares, 22% menos".

El economista afirma que con las elecciones presidenciales este escenario no es alentador para el Gobierno, que apuesta a aumentar el gasto público considerablemente en 2012.

Es por ello que, de no haber un aumento en los precios del petróleo, García Banchs estima que habrá algún tipo de devaluación, para recibir más bolívares por cada dólar.


Sobre este escenario de posibles devaluaciones, José Luis Saboin, de Ecoanalítica, comentó que "donde no prevemos una devaluación del tipo de cambio es en Cadivi antes de las elecciones presidenciales de 2012, sino ajustes en el tipo de cambio del Sitme de 5,30 bolívares por dólar (VEB/US$) hasta 6,5 VEB/US$, siguiendo la tendencia de lo que ha sucedido luego de la restricción de divisas iniciada en 2009".

Saboin consideró importante destacar que gracias a esta segmentación cambiaria pudiese surgir una alternativa mediante la cual el Ejecutivo pueda hacer una devaluación implícita o selectiva, es decir, "el Gobierno puede reacomodar la venta de divisas oficiales al sector privado, trasladando el costo político de la devaluación y culpando a este sector de especulador en caso de que exista escasez".

Recordemos que una devaluación implícita produce un incremento de costos para la empresa y, por ende, un aumento de la inflación. Otra manera más sutil de limitar la venta de divisas es a través de la fijación de "techos" para cada industria.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...