lunes

Capriles: El nuevo temor de Chávez


El candidato del oficialismo Hugo Chávez está preocupado porque no confía en las encuestas. Porque su “nariz” política le alerta que algo no anda bien. El percibe lo que descubrió el Consejo Nacional Electoral: que en todos los medios chavistas del gobierno se habla más de Capriles que de la candidatura del comandante, aunque hablen mal del candidato del futuro y del progreso. Chávez siente que hasta él mismo tiene que rebatir lo que dice el flaquito. Tiene que ir a actos en el seno de las fuerzas armadas a pedir solidaridad y obediencia de sus subordinados porque Capriles les habló en un mensaje de apenas unos minutos. Así de nervioso está el supremo.
image
En cada mitin, Chávez tiene que referirse a Capriles e intentar refutar lo que el novel candidato aseveró antes. Además, tiene que repetir y repetir que él es lo nuevo y no Capriles. Que él no es el pasado, que el pasado es Capriles y que él no es lo viejo sino Capriles, aunque nadie le crea. Cualquier observador se da cuenta que en otras épocas, cuando él estaba confiado y seguro de su triunfo, no debatía con el contrincante, y simplemente decía “Águila no caza moscas”… Ahora no es de esta forma, la realidad es que la agenda del debate la fija Henrique Capriles y Chávez se ve obligado a comentar, o tratar de desmentir, lo que declara Capriles. El problema es que su lenguaje, su contenido, sus proclamas, no lo ayudan. Cada vez que habla es más de lo mismo, lo que evidencia quien representa el pasado. Lo nuevo en esta campaña es Henrique Capriles Radonski.
Luego, están las proyecciones que deben haber sacado en el Comando Carabobo y en su Sala Situacional, tomando en cuenta el comportamiento de los ciudadanos en los pasados procesos electorales. ¿Cómo ha votado el “chavismo” y cómo ha votado la oposición? Si Se miden los votos “opositores” y los votos “chavistas” en las elecciones presidenciales, de gobernadores, y las de la Asamblea Nacional, las tendencias hacen evidente el avance de la oposición. Es verdad que no se pueden comparar las elecciones de gobernadores, con las legislativas y las presidenciales, pero sí nos enseñan preferencias y predisposiciones.
En las elecciones de 2004, la oposición sacó casi 4 millones de votos, en el 2006, alrededor de 4 millones 300 mil votos, en 2009, cerca de 5 millones 200 mil votos, y en 2010, aproximadamente 5 millones 350 mil votos. La oposición logró ganar más gobernaciones y la Alcaldía Metropolitana, y en las elecciones de la Asamblea Nacional alcanzó más de la mitad de los votos de los venezolanos. Mientras tanto el “chavismo” después del triunfo con 7 millones 300 mil votos en 2006, decreció dramáticamente en 2009, a 6 millones 300 mil votos, y a 5 millones y pico, en las parlamentarias.
Si proyectamos las dos tendencias de las últimas 4 elecciones, la Unidad opositora debería ganar en Amazonas (33.000 votos a 27.000), en Carabobo (545.000 votos a 525.000), en el Distrito Capital (530.000 votos a 500.000), en Lara (480.000 votos a 300.000), en Miranda (750.000 votos a 520.000), en Nueva Esparta (119.000 votos a 85.000), en Táchira (335.000 a 22 0.000) y en Zulia (937.000 a 705.000)
Además, el PSUV perdería en Anzoátegui (360.000 votos a 310.000) donde hasta Chávez reconoció la impopularidad del gobernador y el mal gobierno. Asimismo, en Bolívar, la oposición ahora unida ganaría (280.000 votos a 265.000). En Mérida, la proyección de un “chavismo” decreciente y de una oposición en aumento daría el triunfo a Capriles (199.000 votos a 182.000).
El PSUV, por su parte, ganaría en Apure (98.000 votos a 60.000), en Barinas (168.000 votos a 165.000), en Cojedes (86.000 a 42.000), en Delta Amacuro (59.000 votos a 18.000), en Falcón (196.000 votos a 180.000), en Guárico (163.000 a 125.000), en Portuguesa (217.000 votos a 112.000), en Sucre (186.000 votos a 160.000), en Trujillo (187.000 votos a 104.000), en Vargas (87.000 votos a 73.000), y en Yaracuy (137.000 votos a 103.000).
En el caso de Aragua las proyecciones dan un empate alrededor de los 370.000 votos y en Monagas, se espera que el efecto del “Gato” y de la división del “chavismo”, favorezca a la oposición en una proyección de 227.000 votos para la Unidad y de 107.000 para el oficialismo.
image
Como se observa, Capriles ganaría en los estados y ciudades con mayor número de votantes y Chávez en los estados más pequeños, lo cual es natural porque en estas entidades el principal empleador es el gobierno. lo que le permite controlar mejor las maquinarias electorales, y la “lealtad” del votante.
Estas cifras, al sumarlas, nos dan un gran total nacional de 6.287.100 sufragios para Capriles y 5.601.100 votos para Hugo Chávez. El flaquito le ganaría al comandante por casi 700 mil votos.
Estos cálculos son los que no dejan dormir al actual mandamás… por ahora.
Fuente: Informe21.com

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...