miércoles

El Sushi NO te Enferma de Anisakiasis

El anisakis es un parásito que habita en numerosas especies marinas. Puede llegar al organismo humano cuando se ingiere pescado crudo o poco cocinado, no siendo este el caso del muy popular Sushi.
La anisakiasis es una infección parasitaria que afecta el tracto gastrointestinal humano causada por el consumo de frutos del mar crudos, o medio cocidos, que contienen larvas del anisakis. Esta condición ocurre luego del consumo de peces de agua salada o moluscos infectados. La anisakiasis es una condición zoonótica seria descrita por primera vez en 1960, que se ha incrementado en las últimas décadas.
La prevalencia de la anisakiasis se encuentra relacionada con la tradición del consumo de comidas del mar poco cocidas como el sushi japonés, y el ceviche latinoamericano. Esta condición puede producir una intoxicación muy dolorosa que deriva en una alergia al gusano, que llega a medir hasta 3 centímetros en su fase adulta. A continuación lea con detalle cómo se contagia, cómo se trata, y cuáles son las medidas de precaución.
1. El hombre, huésped accidental: El anisakis es un gusano presente en muchas especies marinas. Su ciclo de vida arranca en el estómago de varios mamíferos de mar, entre ellos los ballenas y delfines. Anclado a las paredes del tracto digestivo, el parásito pone sus huevos, que son expulsados al océano a través de las heces que luego llegan a infestar a otras especies.
Una vez en el medio acuático, el anisakis crece y alcanza su forma adulta, denominada L3 por los científicos. Para que sobreviva tiene que ser ingerido por algún crustáceo (gambas, langostinos, cangrejos, etc.), en cuyo interior continúa su desarrollo. Estos animales son a continuación devorados por peces que se alimentan de ellos. Es entonces cuando la larva acaba, por equivocación, en el organismo humano. Cuando un pez que porta el parásito es capturado y servido para que alguien se lo coma.
Pero el anisakis no puede sobrevivir en el interior de una persona. Es un ambiente hostil dentro del que no puede sobrevivir más allá de un par de días. Si un médico no lo extrae quirúrgicamente, el gusano es defecado.
2. Dolor abdominal, el primer síntoma de la anisaquiosis: Cuando una persona ingiere un pescado que es portador del gusano se produce una intoxicación conocida como anisaquiosis. Los primeros síntomas se dan a las pocas horas de la ingesta: Fuertes dolores en la boca del estómago, vómitos y diarreas. Estas reacciones se dan porque el gusano penetra las paredes del estómago para agarrarse a él.
Ante una situación así lo mejor es ir a un hospital con rapidez. Es importante evaluar lo que está ocurriendo. Si el anisakis está en el estómago se puede extraer con un tubo que tiene unas pinzas. Si ha llegado al intestino hay poco que se puede hacer salvo esperar a que muera. Aún así es importante que el gusano no llegue a esta parte del aparato digestivo. De hacerlo podría provocar inflamaciones que pueden durar semanas e incluso meses. En el peor de los casos pueden tapar las vías digestivas.
3. La alergia al anisakis: Cuando una persona sufre una anisaquiosis desarrolla una gran cantidad de anticuerpos para combatir el parásito. Los niveles de estas defensas se mantienen elevados incluso después de haber eliminado el organismo al gusano. En estos casos, comer pescado se convierte en algo muy arriesgado. Si fuera portador del anisakis se podría desarrollar una fuerte reacción alérgica que podría desembocar en un shock anafiláctico.
Los especialistas recalcan la importancia que tiene que un paciente que ha estado en contacto con el anisakis no coma pescado. Se recomienda que no lo haga, por lo menos hasta que bajen los anticuerpos, lo que puede llegar a tardar mucho tiempo, años incluso.
El gran problema es que muchas de las personas que han sufrido una anisaquiosis no son conscientes de ello, y por lo tanto no saben que no deben comer pescado. No siempre que se consume pescado parasitado se desarrolla una intoxicación. Lo más frecuente, de hecho, es que no se produzca. Aún así, lo más probable es que la segunda vez que entre en contacto con el gusano sí se desarrolle una reacción alérgica.
4. Congela y cocina el pescado para matar el parásito: El anisakis es un parásito natural de los animales marinos. No corrompe la carne del pescado. Correctamente tratada para matar y eliminar el gusano, sigue siendo apta para el consumo. Lo primero que se tiene que hacer es eviscerar el pescado. En su estado inicial, la larva suele habitar en el estómago e hígado del pez. Cuando crece se desplaza al tejido muscular del animal. 
Destripándolo se reducen las posibilidades de ingerir un retoño de la lombriz. Destripado el animal, hay que congelarlo. Esta medida es la más fiable para matar al gusano, pero no es la única. La cocción también es muy eficaz. Freír, hervir u hornear un pez a una temperatura de 60 ºC durante un minuto es suficiente para matar el parásito.
5. COMER SUSHI ES SEGURO: Japón engloba el 95 % de los casos de intoxicación por anisakis que se dan en el mundo. Esto se debe, sin duda alguna, a la dieta típica del país, en la que abunda el pescado crudo. Esto no debería desalentar, sin embargo, a los aficionados a la comida japonesa. Una vez más, los controles que se siguen en estos restaurantes son muy estrictos, y garantizan que casi sea imposible encontrarse con el molesto gusano.
6. Las especies más afectadas: Un estudio recogido en la página web del Ministerio de Sanidad establece que las especies más propensas a presentar el parásito del anisakis son: el arenque, la sardina, el boquerón, el bacalao, el salmón, la merluza, la caballa, el rodaballo, la bacaladilla y el calamar.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...