loading...

jueves

#StandUpComedy Venezolano en tiempos del madurismo

Difícil hacer humor en toda la polisemia de la palabra en estas circunstancias para Venezuela. Para algunos es herejía, para otros un insulto y para otros un detonante para atacar a quienes no deben.

No voy a justificar el hacer humor en estos días porque yo mismo lo hago. Pero sí debo colocar una raya de razón y lógica, comenzando con la filosofía.

Si usted está acalorado al máximo, la piel le arde por el sol, ¿qué le daría felicidad y ánimo?...¡Exacto, AGUA! En su piel o para tomar, esa agua es vida y le permite seguir. Esa agua se ajusta y adapta a sus requerimientos en lo álgido.

En estos momentos tan fuertes en Venezuela, cuando vemos una exorbitante cantidad de gente vil, ruin, sin rasgos de humanismo en el lado oficialista, sin englobar pero ya tipificados y porcentualmente alto el número de ellos (lamentablemente) y por otro lado un grupo de deseosos de cambio a manera de tromba, queriendo un futuro pero sin pensar en las consecuencias, un ya para ya que se les puede revertir; y otros grupos que protestan de manera inteligente y humanista, organizada, los cuales también son insultados por supuestamente ser blandos.

Son estas variables que han causado un nivel de stress que ha alterado: sueño, ánimo familiar, vida sexual, esperanza de vida, valoración al estudio, gastos, desesperanza por el elevado e incontrolable (sin visos de ser controlado), costo de la vida; el crecimiento personal estancado y los gustos o sucesos merecidos por recibir limitados o defenestrados. Todo esto está envenenando almas y creando más resentimientos, cuando contra ellos se debería combatir.

Desde hace un tiempo se ha venido formando un batallón del humor en Venezuela. La antítesis de la gente que se preparó para agredir, humillar y matar. Ese grupo que hace lo que le nace del alma, aplica sentimiento y pensamiento. Porque el humor es pensado y sí se hace con sentimiento, invita a pensar.


Los comediantes están de nuevo en los bares y teatros, para molestia de algunos. Lo hacen por lo siguiente: a) Tienen gastos (familia, una vida hecha) y éste es su trabajo; b) Los lugares donde laboran hay mesoneros, lavaplatos, vigilantes, personas humildes que deben laborar ¿le va a usted cercenar ello?; c) La alternabilidad de la protesta ha funcionado, somos millones de adultos opositores y chavistas no colindantes con nicolás maduro. La protesta no parará por trabajar, para por indiferencia. d) Las nuevas rutinas ayudan a: desestresar para mejor pensar, enaltecen el valor del venezolano; no discriminan ni desunen, aún cuando se hagan chistes políticos, son hacia los culpables, no a quienes creen en ese formato; la grosería es útil, no un ataque a los seres humanos, es renovador.

Si los odiadores o calumniadores de la labor del comediante y humorista se detienen a pensar en los beneficios terapéuticos, la renovación del pensamiento, alma, actitud y en la esencia que nos hace ser venezolano, entendería por fin que el humor es también una manera de protesta como una canción o consigna y a la vez es una panacea en medio de tanto blasfemo a la obra de Dios, que atacan a su verdad, su amor patrio, su inteligencia y creencias, traducidas en esperanza.

Los circuitos de comedia (Stand Up Comedy en Venezuela), se han ajustado a la situación del país, entiendan ustedes que ellos deben ajustarse a la situación económica, para comer, pagar impuestos, hacer colas en bancos o para comprar batería al carro.

Y todos los comediantes buenos saben que a los partidos y gobiernos les preocupa el humor porque alegra y hace pensar y aparte, ellos son líderes de calle cuando marchan, opinan, escriben o hacen reír.

Incluyo a articulistas en diarios, caricaturistas, mimos, payasos (por los niños, todo), Payasos Médicos, imitadores, blogueros, locutores y demás.

Los manifestantes hacen unas pausas para renovarse, no odien porque ello hagan. Recargar baterías es actuar más y más. Desgaste es PERDER.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...