loading...

domingo

El Valor del Dinero y el Ahorro

Cuando jovencito (10 a 13 años) mi papá me llevaba en las tardes y fines de semana a su negocio. El día sábado me daba una "mesada" de Bs. 100, ¡toda una fortuna!

Eso sí, venía con esta condición: debía darle la mitad a mi mamá, para ella, no para colaborar o para que me los guardara, para ella.


Así mi papá me inculcó con costumbre (variación del método conductista), que uno debe de su esfuerzo, compartir con quienes quieren y con quienes necesitan; que las obligaciones van por encima de todo y que para darse los gustos a gusto, hay que cubrir la mayoría de los gastos.


Con la edad que tengo, aún le doy dinero a mis padres, sea del sueldo, de algún negocio o por jugar loterías. Ganamos todos, pierdo yo, esa es la temática.

Pero veo con horror que el dinero actualmente, bajo la mentira de "Bolívar Fuerte", siendo ésto de fuerte una frase vacía que ni decir se debería ni colocar en las nomenclaturas porque en el propio billete no está y sólo se utilizó mientras la adecuación, ese dinero es arena entre los dedos. Porque ni sal se compra barata para que se escurra.

Opté por hablar de manera vieja, lo que algunos amigos izquierdistas molesta, pero es la mejor forma de ahorro. Porque no es lo mismo decir:

2 empanadas y un jugo por Bs. 500 que 2 empanadas y un jugo por Bs. 500.000
Examen de heces en Bs. 250 que exámenes de heces por Bs. 250.000
Pasaje en Bs. 25 que pasaje en Bs. 25.000

Esa semántica de los tres ceros, combinada a la filosofía del venezolano del "está barato vale, antes estaba más caro" o "no ha variado mucho" o el peor de todos "mañana se consigue eso, gastemos todo eso ya", es lo que tampoco ayuda al venezolano a ahorrar.

No podremos tener un Ferrari
Hay un chiste actual que dice "si dejaras de fumar, con lo que ahorrarías podrías tener un Ferrari" ¿tú fumas? ¡No!, ¿Y dónde está tu Ferrari? bue...¡¿DÓNDE ESTÁ TU FERRARI?!

Y es la verdad, con el mal manejo de nicolás maduro en todas las áreas fundamentales del país, la corrupción, el desparpajo y la defensa a ultranza de todo lo que sea un salto atrás en el crecimiento por parte de la población adepta y adicta al socialismo que no entienden, ahorra es una utopía que evoca suspiros de frustración.

La mentalidad que les sugiero es la siguiente: Hablemos con los tres ceros, las compras deben dividirse en lo fundamental, los deberes y luego los gustos que no serán gastos sí son bien ganados, con lapsos de tiempo de recuperación.

No restarle el valor a ninguna moneda. El pote de leche donde se echen los vueltos pequeños, podría ser un regalo de Navidad para un ser querido, una cena, el completar un medicamento, una ayuda a orfanato, un adorno o el pasaje para un viaje turístico de recuperación.

Quitarse la idea de que el dinero debe juntarse de una vez; no comer con los ojos; no demeritar lo que hagan los comerciantes ni aquellas frivolidades que uno quiere darse de cuando en vez, pero que van luego de los compromisos, con uno mismo.

La casa ahorra junta
Regreso con lo de las monedas porque me ha resultado; en mi familia cada uno coloca 3 bolívares diarios todo el año y en diciembre se compra pintura, regalos, pan de jamón con ello. Parece poco, pero no tocamos parte de nuestras utilidades, que se quedan en el banco ganando esos poquitos intereses y para gastos comunes o urgencias. ¿es o no ahorro?

Para nosotros lo es. Únanse en familia y verán que si le dan un fin común, la vida se les hará un poco más suave. Ojo con el gasto con TDD y TDC, los retiros. Pensar bien qué quieren comprar y limitar su gasto mensual con las TDC para no comenzar a endeudarse.

Cada moneda vale más si la piensas en algo que te  valdrá por el esfuerzo y porque lo quieres/necesitas. No te entristezcas porque pase el tiempo, llegado el momento valdrá la pena.

El dinero bien habido, merece ser disfrutado en vida, cubriendo gastos, gustos y con reservas para las vueltas de la vida, esperando siempre lo mejor, preparados para lo peor. Un depósito a plazo fijo al que le metas algo mensual no te hará quedar mal. Nunca sientas que alguna cifra es poca, es tú esfuerzo el que te hizo conseguirlo.

Regatea un poco sin querer poner precio a lo que hacen los demás y no se te olvide extender la mano a quienes necesitan, no tanto con un pescado, sino enseñándoles a pescar.

Y a los niños y jóvenes, que lo aprendan a ganar, compartir y a ser responsables con ellos mismos y su entorno. Que dominen el dinero, no viceversa.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...