sábado

Formas para Ayudar a Venezuela

En esta Venezuela golpeada, vejada, hastiada, cansada y olvidada por los países que otrora (léase, la IV República) se les ayudaba en sus luchas democráticas, no nos queda de otra que ayudarnos nosotros mismos.

Pero esa ayuda es difícil cuando la gente se distrae en la rabia, en los inagotables malos ratos que propicia el régimen y en la frustración de algunos grupos que las pagan contra otros por no actuar y pensar con el mismo resentimiento que ellos. Parecen cineastas, de esos que sí tú no entiendes la película en su metamensaje tal cual ellos la concibieron, eres un imbécil y mereces arrancarte los ojos.

La pregunta recurrente es, ¿qué hago para ayudar a mi país?, y la leo tanto y me la hice tanto, que encontré dos vertientes: la primera, que debo pensar y pensar bien, mucho, siempre, con cabeza fría y actuando en caliente, para servir de ejemplo; la segunda vertiente, es no perder mi personalidad y mucho menos mi identidad de venezolano.

Porque si bien hay una gran masa de hostiles, de esos que vienen de hogares complacientes de cualquier estrato, donde aprenden a levantarle la mano hasta a su mamá, también hay un gran contingente de personas que está a la defensiva por el hastío...de tener que estar a la defensiva.

Entonces, defenderse es un acto de personas para con quienes sí son un peligro potencial. Esas personas son en primer lugar, nosotros mismos, que vemos sombras donde no hay qué las genere; luchar contra molinos de viento, es de locos que no son héroes, sino trastornados. El Quijote bien que nos lo enseñó.

Sí te vas a defender, defiende también a los demás. No alteres a la gente, no la ataques sin antes buscar mediar; llénate de argumentos que hagan callar a los engañados con la verdad, sácate del alma eso del ¡te lo dije! y mucho más del ¡bien bueno que te pasó!; sí quieres estar por encima, no te rebajes a expresiones soeces.

Y no, no vamos a andar por la vida como unas hadas o monjes benedictinos, perdonando y convirtiendo. Pero menos podemos andar por allí dando razones banales a los equivocados para aumentar su equivocación.

El cansancio red social
Twitter, Facebook, Instagram, Blogger, Webs, Whatsapp y el deplorable PIN, entre otros, son los únicos medios conque contamos los venezolanos para informarnos. De dar RT "SÓLO A QUIENES DICEN LO QUE QUEREMOS Y NO LO QUE DEBEMOS LEER", termina haciéndonos objetos manipulables de unos anónimos que nos agarraron por donde duele, por el dolor patrio.

Sí tus RT, informaciones, comentarios, son de plenas arengas a la lucha con arrechera, estás tan ciego que PUM, te van a agarrar los cazabobos y serás carne de cañón. Así, en vez de votar, querrás quemar; en vez de ser diplomático sin cambiar tu  nivel opositor, serás un insultador de oficio; así, en vez de buscar soluciones que nadie pueda objetar y que deparen un acomodo político a favor del PAÍS POR TOTAL Y NO SÓLO DE TU BANDO, lo que te conviertes es un divisor, el problema total.

Descansar, no memorizar detalles sino ir por el todo
Nunca te molestes, entristezcas o decepciones porque la gente sigue su vida. Recuerda que ésta no s repite y que la sumatoria de buenos momentos son el muro, la muleta, la medicina, para los malos. Sumas personas, instantes, lugares, actividades a tu álbum de vida, ese que ningún régimen de brutos, hostiles y corruptos debe quitarte. Sí lo hace es porque te dejas, siendo tú mejor que ellos.

El que vayas al cine, comas parrilla o te mojes los pies en una playa, no te hará olvidar quiénes son los malos, ya las pruebas están. Sí no eres un kamikaze y bien sabes que es con vida que se lucha, no hospitalizado ni muerto, entonces debes saber protestar, con inteligencia.

Un golpe, asesinatos o demás acciones hostiles que aplaudas, se te revertirán. Desde los países que allí sí vendrán a aplicar leyes (porque las vainas son así de malas), hasta una nueva generación de malignos que tomarán el poder engañando indios con espejos y arengas antiimperialistas que les brotan de la boca para afuera. Eso es caer en su juego.

Votar, denunciar, elegir buenos representantes, lanzar las ideas por los medios que tengas, no hacer enfadar a la gente, sustentar, unir en vez de dividir, no buscar competencias en el momento indebido y menos despotricar a quien busca el mismo fin con otro método, es un buen paso para que seas útil ESO ES LO QUE PUEDES HACER POR VENEZUELA, USAR LA SENSATEZ Y SENSIBILIDAD, SIN PERDER LO VALIENTE. LA RAZÓN TE ASISTE, NO LA PIERDAS.

"La gloria no está en ser grande, sino en ser útil".- Simón Bolívar

Y un último consejo: depura tus redes sociales, un amigo o tuitero de verdad no te dice lo que quieres, sino lo que te debe decir.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...