domingo

Cáncer de Próstata, el terror de los hombres

Por quinta vez en la noche Ernesto se levanta a orinar. Supuso que el estrés del nuevo trabajo era la causa del insomnio, la pérdida de peso y el dolor de espalda. Pero seguía intrigado porque debía ir al baño con frecuencia y no era de los que ingerían tanto líquido durante el día.
Con mucho cansancio se levantó por cuarta vez y notó algo diferente y anormal, se percató de que esta vez estaba orinando con dificultad y había dentro del líquido gotas de sangre. A sus 53 años, Ernesto había huido de la incómoda visita al urólogo. Eso de que alguien le examine con tacto rectal era algo que no concebía su educación militar. Pero esta vez le tocó ir, era el único método para saber qué le pasaba.
Tantos años eludiendo el chequeo hicieron que el diagnóstico de Ernesto fuese directo: un posible cáncer de próstata.
¿Qué es la próstata?
Es una glándula que se encuentra por delante del recto y debajo de la vejiga. Su tamaño varía con la edad y va desde las dimensiones de una nuez en los jóvenes hasta las de una naranja o más grande en hombres mayores. Su función primordial es la de producir el líquido que protege y nutre a los espermatozoides en el semen, que es el vehículo en el cual estos viajan para realizar su cometido que es la fecundación. Es una glándula hormonodependiente de la testosterona, que es la que hace que esta crezca.
Todo hombre a partir de los 45 años de edad deberá acudir a su primera cita con el urólogo y se le efectuará una adecuada historia clínica, haciendo énfasis en los antecedentes familiares (padre, abuelo o hermano con cáncer de próstata).
Un examen físico que incluye el tacto rectal, y que es el motivo por el cual los hombres no van a la consulta urológica, práctica que es fundamental sobre todo en pacientes en riesgo o sospecha de cáncer; además se le indica un examen de sangre para PSAT y PSAL (antígeno prostático) que es un marcador tumoral y un ultrasonido de próstata.
La enfermedad
La función de la próstata es básicamente durante la etapa reproductiva del hombre, pues durante la misma “se fabrica” el líquido que transporta y nutre los espermatozoides. El cáncer ocurre cuando algunas células mutan y comienzan a multiplicarse descontroladamente. Éstas también podrían propagarse desde la próstata a otras partes del cuerpo, especialmente los huesos y los ganglios linfáticos originando una metástasis.
La afección puede causar dolor, micción dificultosa, disfunción eréctil, entre otros síntomas. Según la Organización Panamericana de la Salud, en la mayoría de los países de la región, con excepción de Ecuador, Chile, Uruguay y Argentina, el cáncer de próstata es la principal causa de muerte por cáncer en hombres.
La alta mortalidad en Latinoamérica, según los expertos, se debe a que a menudo la detección precoz es muy baja y los pacientes por lo general consultan al médico en las etapas avanzadas de la enfermedad.
Herencia y alimentación 
Hasta el momento no se conoce una causa comprobada que origine el cáncer de próstata pero sí factores de riesgo que inciden en la enfermedad. La edad es el principal factor de riesgo: hombres mayores de 60 años es lo más frecuente.
“Ello no significa que a los 40 o 50 años no sea diagnosticado cáncer de próstata, pero definitivamente la edad es determinante”, explica el director de la Unidad de Urología del Hospital de Clínicas Caracas, Ariel Kaufman.
Hay un elemento de riesgo como es la historia familiar, pero también inciden las comidas altas en grasas. Han estudiado el efecto de la ingesta de vitamina E y selenio en su prevención y existen estudios que revelan una menor incidencia en cáncer de la próstata en hombres que recibieron 200 mgs diarios de selenio. Asimismo está demostrado que hombres que hacen ejercicios y tienen buen estado de salud presentan menos riesgos de desarrollar cáncer de la próstata.
Cirugía y tratamiento
Al ser detectado a tiempo, el cáncer de próstata puede ser erradicado con éxito con tratamiento o cirugía. La cirugía se convierte en la primera opción cuando el tumor es agresivo y tiene posibilidades de propagarse por otras partes del cuerpo.
Entre las técnicas avanzadas figura la cirugía robótica, procedimiento en boga actualmente donde el cirujano, con la ayuda de un robot, puede realizar operaciones menos invasivas y que permiten mayor capacidad de cicatrizar para el paciente.
“Con la cirugía robótica realizamos la prostatectomía radical mediante una técnica mínimamente invasiva de alta precisión, visión en tres dimensiones, magnificación de 17 veces el tamaño del órgano, con instrumentos miniaturizados de alta precisión y una interfaz entre la consola y los brazos robóticos que elimina cualquier tipo de temblor de la mano del cirujano y ofrece los mismos resultados oncológicos de la cirugía abierta”, señala el doctor Kaufman, quien añade como resultados menores efectos colaterales, al tratarse de un procedimiento menos invasivo, con menor riesgo de sangrado o de infección durante la operación, mínimo tiempo de hospitalización, menor tiempo para una pronta recuperación y reintegro pronto a sus actividades.
En estadios tempranos de la enfermedad la cirugía radical de próstata sigue siendo la primera opción y puede ser realizada por vía abierta, laparoscópica o robótica (depende por supuesto de tener el recurso), otras opciones son la radioterapia intra-prostática (semillas radiactivas), la radioterapia externa dirigida (acelerador lineal), hormonoterapia ablativa total (médica o quirúrgica), la combinación de las anteriores y, en ultima instancia, la quimioterapia en tumores hormono resistentes y/o enfermedad avanzada y metastásica.
La moraleja de este tema es que hay que ir al urólogo a partir de los 45 años, a chequeo prostático anual, y dejar atrás el miedo al tacto rectal; que un diagnóstico temprano salva vidas y mejora la calidad de vida del paciente con cáncer. El cáncer de próstata no mata si es diagnosticado y tratado adecuadamente y el paciente puede morir por cualquier otra causa y no por el cáncer mismo.
Lo más importante es que ya no consideramos a este cáncer como una enfermedad solo del hombre de avanzada edad, tenemos cada vez hombres más jóvenes (46, 49, 52, 56 y menos de 70 años) con enfermedad activa y que hemos logrado darles una respuesta temprana y mejor sobrevida.
Fuente: Analitica.com

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...