viernes

Lo bueno de este gobierno

Ya con el título seré víctima del peor de los bullying, más espero que se dignen a leer y a entender el contenido del mismo. Porque sí hay algo que defiendo es que nada es perfecto, ni para mal. Con excepciones como Napoleón, Hitler y quienes dirigen la política venezolana en el lado rojo y uno que otro mangas meadas del lado azul y otros pánfilos sin partido.

Y lo bueno del gobierno no es más que esas personas de larga trayectoria, igual de pisadas por este sistema; que se deben colocar una franela roja, pelar los dientes y ver desestimadas buenas ideas, por sus sueldo, por su familia y más aún, por ser una esperanza para la ciudadanía, porque sí todos fuesen rojos rojitos entre los trabajadores públicos, el mal se habría concretado.

La mayoría conocemos funcionarios buenos, que no te hacen un favor porque eres amigo, sino porque eres ciudadano y ameritas ayuda, atención, respeto; es su deber y es tu derecho. Ese funcionario que debe aplicar lo que decía el sociólogo Mikel de Viana "báileles la mujer, tómeles el whisky, comparta con ellos, echen chiste y vote por a quien usted le dé la gana". Eso, es cumplir con uno mismo, eso es el temido libre albedrío, el que no acepta coacción.

Hay muchos trabajando para gobernaciones, alcaldías, consejos legislativos, ministerios y demás, que son anti-psuv, pero se callan. Se les debe reconocer el don de la paciencia. Son los que evitan las diatribas políticas y son tomados como vendidos; no señores, están tratando de desligarse fuera de su horario laboral de las cosas malas que allí ven.

Imaginen ver que nieguen créditos, ayudas a instituciones, personas enfermas, que no se concreten proyectos y tener que callar, no por cómplices o -repito-, por su trabajo. Es que ellos tienen derecho a laborar allí sin ver esas cosas y cundo pueden, extienden una mano a quienes se las han negado, usando astucia o recovecos en pro de los desvalidos.

Recuerdo una frase que le dijo Homero Simpson a su mamá y es aplicable: "trabajo en la planta nuclear, pero tranquila, la estoy destruyendo desde adentro". Acá esos funcionarios destruyen el mal que otros prevaricadores de oficio esparcen y mucho mejor aún, le devuelven unos gramos de confianza y esperanza a quienes son afectados o adversan al sistema.

Porque hay muchos que sólo creen que "o se es de un color o no se es aliado". No saben distribuir las culpas. Y las culpas en el lado del gobierno están claritas. El "por uno pagan todos" es un error que aleja y hace que existea más división, que dejemos de creer en las personas, que estemos en una absurda defensiva para con quien no está atacándonos; contra quienes están en el sistema, pero no son el mismo.

Hay pocas cosas buenas qué mencionar del gobierno, porque sí hacen una que sirva a todos, lanzan doscientas que separan y destruyen a todos, siendo algunos afectados a gusto por militar en esa ideología. De principio se me ocurre que la automatización inter-oficial y los buses Yutong podrían ser descritos como cosas buenas, pero están en las funciones de todo gobierno: avanzar tecnológicamente y ofrecer servicios públicos de calidad. Así que sólo se reconoce que cumplen, no que sean logros de ellos. 

Claro, me alegraría más que los buses fuesen creación total de ENCAVA, una industria nacional.

Por eso, para finalizar, les digo que lo mejor del gobiernos son las personas que aman su trabajo y lo hacen con amor y dignidad. Revise entre sus familiares y amigos, recuerde sí alguien le trató bien en un ente público. Ese es el algo...alguien bueno, ese que debe usted unir a la causa, porque aún desde su comprometida trinchera, está limpiando una podredumbre que tiene nombres y apellidos claros.

No pierdan el norte, saben quiénes son los malos con poder; apoyen a quienes tratan de quitarlos y más si tienen buenas acciones más allá de las intrínsecas a sus funciones. Eso ayudará a no dividirnos más, sino a sumar en todo flanco.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...