loading...

sábado

Emigrar: ¡Una Vaina muy Arrecha! (de @PatyOlivero)

Autora: Lcda. Paty Olivero. Periodista - Coaching - Comediante
http://patyolivero.blogspot.com/

Tal vez seas como yo. Harto de los miles de blogs sobre las experiencias de irse del país. Lo peor del caso, ES QUE LOS LEO TODOS. He visto correr en mi Facebook y Twitter, cientos y cientos de artículos sobre emigrar, pasos para emigrar, lo que no sabías de emigrar, lo bueno malo y feo de emigrar, qué se siente emigrar, cómo hacer recetas para no extrañar tu patria... al emigrar. ¿Y adivinen qué? Este artículo se basa sobre...? ¡Exacto! Qué triste que soy una más del montón y que haga "otro blog más de emigrar". En mi defensa, mi blog lo llevo desde antes de emigrar y también entiendo que es una forma de desahogarse sobre lo que se siente mudarse a otro país pero sobretodo, de seguir conectados.

¿Y por qué necesitamos eso? Sencillo: ¡PORQUE ESTA VAINA ES MUY ARRECHA! Nadie, ningún texto, ni las miles de páginas que te tragas leyendo (ni en el colegio leías tanto), te prepara completamente para lo que vas a vivir. ¿Y por qué? Sencillo: ¡Porque esta vaina es muy arrecha! Pero primero vamos en orden, como Jack El Destripador... "Vamos por partes"
LO QUE APRENDÍ CUANDO DECIDÍ IRME DEL PAÍS:

1. CALLADITA ME VEO MÁS BONITA: Cada vez que decía "Voy a hacer esto", las cosas más inimaginables que podían pasar me ocurrían. Me quedaba accidentada, llovía, habían protestas, día no laborable o llegaba un extraterrestre a invadir la tierra ¡Cualquier cosa! Y ese era el problema: "Que lo decía". Así que yo, la que le contaba a titirimundachi todos mis proyectos por boca floja, a punta de trancazos entendí que las cosas no fluyen cuando las cuentas a todo el mundo. Algunos por envidia, otros por tristeza de dejarte ir y otros inconscientemente, no lo sé, simplemente al contarlo se detiene tu planificación... Así que Sssshhhhito.

2. MENTIR: Sí, yo sé que va en contra de uno de los mandamientos de Dios y que el Karma existe... Pero me van a disculpar, cuando en un registro no me dejan pasar si no tengo cita, no me van a sacar los papeles como prioridad si no tengo los pasajes o no me van a siquiera revisar si mi pasaporte está listo porque no me ha llegado el mensaje al celular, créanme... Hasta el Dalai Lama diría mentiras blancas si tuviese que lidiar con la burocracia venezolana.

3. SER GESTORA: Por supuesto que me hubiese encantado ser millonaria y pagarle a un gestor para que me sacara toda la retahíla de documentos que necesitaba para emigrar. Pero no. Soy una princesa tratando de aparentar ser una ciudadana común y yo mismita tuve que pasearme por todos los ministerios. No podía darme el lujo de gastar miles de bolívares en algo que podía hacer yo misma. Perdí la cuenta de cuántas veces fui a Caracas, regalé cafés, chocolates, madrugué, anochecí, me frustré, lloré, me indigné, pero al final resolví. Enseñanza invaluable para resistir lo que me venía al emigrar: Si no te mueves, mueres.
4. ESE PEO ES TUYO: No es de tu mamá, no es de tu primo, no es de tu vecino ni tu mejor amiga. No importa que tanto apoyo recibes de tus familiares y amigos que siempre es bien recibido pero al final, tú tomaste la decisión ¡es tu peo! Nadie va a dejar de hacer sus cosas por hacer las tuyas. De hecho caes en un destiempo, vas a otro ritmo de vida. Estás y no estás... y mientras tanto, el mundo sigue su curso. Yo tuve que dejar de trabajar, dejé de ir a muchas reuniones familiares, de amigos porque cuando emigras lo primero que tienes que haces es replantear tus prioridades y todas tus acciones deben estar enfocadas en tus metas. Y te tengo una noticia, cuando llegas al nuevo país, SIGUE SIENDO SÓLO TU PEO.

5. VENDER: Hay quienes dicen que no saben vender. Pero cuando emigras y tienes que vender todas tus cosas, aprendes a juro. Yo perdí el pudor y aprendí a vender por MercadoLibre, Facebook, Twitter, Instagram, hice 5 ventas de garaje. Vendí por abono, de contado, de palabra, de trueque, de puerta en puerta. ¡No vendí a mi mamá de vaina!... pero podemos hablarlo (Mami te quiero). Perdí la pena de cobrar, de ofrecer y solté una de las mayores cargas que nos ponen a los seres humanos y que es la mayor lección de vida que te deja emigrar: EL DESAPEGO. Lo que me lleva al punto 6.

6. NADA NOS PERTENECE: Detente por un momento en tu casa, en tu cuarto o sala. Mira a tu alrededor y piensa sinceramente "Si sólo pudieras llevarte 2 maletas de 35kg cada una ¿Qué te llevarías?" ¿Las ollas? ¿Fotos familiares? ¿El espantoso centro de mesa que peleaste con una vieja en la última boda a la que fuiste? Solo 2 maletas para que quepa toda tu vida. Una de las cosas más fuertes que viví en todo el proceso fue el momento en el que mi hijo menor tuvo que regalar sus juguetes. Al principio, se molestó muchísimo y por más de que le explicaba se sintió muy mal... Hasta que de pronto me dijo "Ah mamá, es que soy como el ayudante de San Nicolás y estos regalos son para que los niños que no tienen sean felices". ME MATÓ. Pero para que vean las vueltas del mundo. Mi hijo a las 2 semanas de llegar al nuevo país, un vecinito que recién conoció le regaló literalmente una montaña de juguetes casi nuevos. Lo que das, lo recibes. Nada nos pertenece y al emigrar, entendí que debía dejar inclusive mi zona de confort, mis limitaciones, mis miedos, mi apego a la gente, mi apego a mi mamá y muchas cosas más que siempre sentí mías. La verdad... Es que lo que más lamento... fue que no metí 3 potes de TODDY.

Por ahora me despido, pero en una próxima entrega les sigo compartiendo todo lo que he aprendido hasta ahora en mi nueva aventura, que incluye esposo, hija adolescente, hijo, suegra, gasolina, casting, empleos, gatos y más para que sepas por qué ¡ESTA VAINA ES MUY ARRECHA!. Si te gusta, comenta y comparte. Nos vemos!

Besos!

@PatyOlivero

1 comentario:

LORD FIRE dijo...

Hola, buenas noches muy interesante tu post, oye me gustaría contactar contigo, tienes algún correo donde pueda escribirte?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...