loading...

sábado

Las apariencias engañan, equilibra tu personalidad

Debería patentar esa frase. Acá les va el cuento.

Me encontraba pagando el necesario servicio de TV Cable (nos protege de cadenas) y estaba la cajera, el vigilante, un señor que se identificaba con el gobierno (irrelevante, pero en contexto también) y yo.

El hombre, entre arengas al gobierno, le decía a la cajera piropos machistas y palurdos de "sí mi amor", "mami", cariño", "cielo", "bonita" con un énfasis que ya pasaba de castaño a oscuro (otra frase que debo patentar); entre esos, daba arengas al gobierno mientras esperaba que el sistema se ajustara y poder cobrarle.

Luego de unos minutos preguntó a la cajera, "mira mami (inserte voz de galán de cerro), ¿cuánto vale agregar uno de esos canales Premium?", la cajera le responde que cien.

"Está barato bonita", "bueno mami ponme ahí ese canal FORMAN, para ver qué tal es". El vigilante y yo tuvimos ese incómodo encuentro de miradas de sospecha que dura un segundo y se entiende una vida entera, volteándonos a otro lado hasta que noté a la cajera con la boca abierta, pero reaccionó y siguió atendiendo como debía.
Antes de seguir, explico que lo de arengas políticas que no tenía nada que ver pero lo tenía, no era por el contenido, sino por la entonación, que acompañada a las expresiones misóginas, se transformaron en una mampara para ocultar que el hombre o patea para el lado contrario o para ambos. Por eso les dije que no tenía que ver, pero sí tenía que ver.

Y es acá donde me pregunto, tanto que luchan por sus derechos y ¿siguen ocultándose tras barreras que nadie les pide?, ¿por qué aparentar lo que no es, para que la tramoya se caiga luego?; es como las luchas feministas, si terminan sintiéndose inferiores o amenazados, entonces la lucha se perdió.

Es por estos casos que uno habla de esos maricos, pero apegado a lo que es ser marico, no homosexual; el que se escuda para apantallar y desviar la atención. Tanta parafernalia y terminó pidiendo un canal que lo delata.

No me imagino a un hombre diciéndole cosas bonitas (no lo dicho antes por él y descrito acá), para luego delatar que le gusta que le rompan las empacaduras y la estopera, que resuena por el mofle y le gusta el lápiz en el asterisco; eso debe destruir a una mujer tanto como una infidelidad. Y la novela colombiana Géminis de hace unos años atrás, delató que sí pasa. O el caso de la modelo muerta el año pasado por el novio al que le empujaban la yuca.

La personalidad es importantísima para detallar que se está en el mundo; de ella debe salir puro respeto para que te respeten, porque hay muchos que se agarran del "yo soy así", para que los demás se ajusten unilateralmente y ellos, ni pendientes de sumarse al entorno aunque sea de manera diplomática; es la base del repudiable yoísmo, el que sustenta el "yo primero, yo segundo y yo tercero".

Tener personalidad implica caer y levantarse, reescribirse pero siguiendo lineamientos que te alejen de la anarquía y la discriminación; Dios dijo en el Monte Sinaí, "YO SOY EL QUE SOY", lo que los dibujantes de Popeye llevaron al plano humano con el "yo soy lo que soy", porque de Dios venimos y por él, somos.

Lo que elijamos en los dos claros senderos, el bien y el mal, es lo que nos define; que el concepto de bien no sea radicalizado es lo que importa. Ya Dios nos pasará la factura de los actos y estilo de vida elegido, lo que debemos es ganar puntos.

Vivir de apariencias, ocultarse, disimular, es engañar; tener un estilo, mesura y a la vez libertad con algo de desparpajo creativo, es demostrar que no te importa el qué dirán, porque no es eso de lo que vivimos; la vida está en dejar algo bueno de nuestras acciones, de nuestras reacciones y nuestra espontaneidad.


Sí alguien te recuerda con sonrisas, risas, honor, respeto, agrado, comentarios de camaradería, gestos gratos, dulces, atenciones, llamadas, regalos, sea cual sea la vida que elegiste vivir, tienes que darte por seguro que lo estás haciendo bien, en especial sí tú eres feliz. No te engañes con halos de superioridad o sentirte indispensable, siéntete útil, aporta y sigue. Esa apariencia, jamás engaña.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...