domingo

Sexo como Ejercicio: Sexercicio

No importa cómo lo hagas (ni con quién ni cuándo), el sexo es un ejercicio. Tal vez no sea lo suficientemente fuerte (o largo) como para reemplazar tu rutina de cardio… pero podría serlo.

Muévete más con el misionero: Lo único atractivo (para nosotras) del misionero, es que puedes acostarte, dejar que él haga todo y disfrutar del recorrido, pero si lo haces, pierdes la oportunidad de hacer un poquito de ejercicio. Por cada penetración de su parte, correspóndele con un movimiento de tu pelvis. Así ejercitarás tu abdomen, tus piernas y la pelvis.
Sentadillas con la vaquerita: Dale la vuelta a tu posición favorita para quemar el doble de calorías y ejercitar tus piernas. En lugar de hincarte sobre tu chico y poner presión en tus rodillas, utiliza tus pies para mover tus piernas; algo así como sentadillas, pero no tan largas ni fuertes. Será difícil porque no necesitas levantar tanto tu cuerpo, pero aún así sentirás la presión en todas tus piernas.
Canaliza un poco de pilates: Durante la posición del perrito, no te acuestes sobre la cama para disfrutar del viaje. Sosten todo tu cuerpo sobre tus manos (como si estuvieras haciendo lagartijas) y, si puedes, mueve tu pelvis hacia la suya durante la penetración.

Utiliza tus manos: Cuando hablamos de quemar calorías, también abarcamos el trabajo manual que harás con el miembro de tu chico. Varía el ritmo y la presión para prolongar tu trabajo; a él le encantará y tus brazos te lo agradecerán al día siguiente.

Sube la temperatura:  ajusta el termostato y sube la temperatura. La teoría detrás de este entrenamiento es que, entre más sudes, más calorías quemarás. Así que no importa qué posición utilicen o por cuánto tiempo, su sesión apasionada de sexo será un entrenamiento de cardio intenso.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...