loading...

miércoles

La Falsedad de ser Influencer en Venezuela...y el Mundo (de @Humoristech)

Ser Influencer en Venezuela... es ocultar tu cara en redes sociales, ser una silueta, un meme, la figura de moda montada con photoshop. Negar tu propia imagen porque eso no te deja vender ni ser. 


Ser Influencer en Venezuela... es usar la imagen de un artista, político o deportista cuál plagio para aumentar el número de tus seguidores y, para cuando se devela la verdad, la tasa de los que te dejan es mínima.

Ser Influencer en Venezuela... es la parcialidad político-partidista, nunca la pluralidad.

Ser Influencer en Venezuela... es el físico, sean unos grandes senos que medio o total se ven o unos abdominales, no importando que su contenido sean el "sígueme y te sigO2, "tráfico web", "más seguidores", "fotos que te encantarán", "sabías que", "Curiosidades", "Culturizando".

Ser Influencer en Venezuela... es no querer compartir con quienes te siguen, no dar follow, escribir, saludar, variar. Pero sí pedir que te den RT o den like o etcétera cuando quieren. En fin, son muy unilaterales, por miedo a ayudar a los demás a crecer.

Ser Influencer en Venezuela... es copiar a quienes sí se arriesgaron, en sus métodos, estilo y finalidad. Como quienes copian a Luis Chataing en sus BIO, a Nelson Bocaranda en sus runrunes o a @LucioQuincioC en sus Leaks y notas desde dentro del poder o manejo de publicidad con contundencia y respeto.

Ser Influencer en Venezuela... es perder personalidad, para ganar una relativa identidad.

Ser Influencer en Venezuela... es difícil, lo reconozco, porque por muchos seguidores que tengas, muchos sólo quieren que les digas lo que quieren leer y no lo que deben leer. Los lectores, retuiteadores y demás, tienen miedo a perder las esperanzas más allá de lo que la han perdido en la política y peor aún, en el país.

Ser Influencer en Venezuela... es cosa de padrinos. Si no estás apadrinado como El Chigüire Bipolar o El Mostacho, pues estás bien perdido.

Ser Influencer en Venezuela... es el sueño que termina en pesadilla de todo el que escribe en blogger, wordpress, Instagram, Facebook, Twitter, SnapChat o YouTube y más. Porque al no haber quien lea, el mensaje se muere.

Ser Influencer en Venezuela... es una utopía a la cual no te debes aferrar, porque como dije antes, pierdes la personalidad buscando una falsa identidad.

Ser Influencer en Venezuela... es notar cómo las marcas, bienes, productos o servicios, piensan en grande siempre y olvidan el trabajo de hormiga, por eso los blogs quedan relegados y hasta muchos abandonan, porque aparte de que pocos los leen, no aprenden a difundir sus notas, se limitan, dejan de creer, que es el mal del venezolano el venezolano deja de creer pronto, porque olvida principalmente a la constancia que es la que premia Dios.

Ser Influencer en Venezuela... es una falsedad que debería ser realidad si las agencias de publicidad, artistas, políticos, deportistas, tiendas, bienes, servicios y en fin, todo aquel que genere una actividad económica, diera un espaldarazo hasta por intercambio comercial.

Ser Influencer en Venezuela... es escribir lo que los demás quieren, agregando también el gancho salvador de las tarimas en los show "culo, teta, cuca, pipí y sangre", adosado con unos toques rudos de groserías, blasfemias y humor negro.

Ser Influencer en Venezuela... al menos tiene cosas buenas: Búsqueda y Hallazgo de Medicinas, auxilio vial, ayuda social, énfasis para que los funcionarios actúen con más prontitud (recuerden que las redes sociales elevan o estrellan). Y apoyo positivo para la esperanza del venezolano, algo que muy pocos influencer, esos que dan la cara en sus avatares, BIO y en la calle, en la verdadera acción, realizan a diario y a quienes sí agradezco, aplaudo y sí les digo VERDADEROS INFLUENCER.

Porque Ser Influencer en Venezuela... es una falsedad cuando olvidas y te olvidan en redes sociales. Yo soy en todas mis redes @Humoristech y aunque muchos me siguen, pocos me dan RT, comentan o siguen con real propiedad, debido a mis errores: digo la verdad, digo lo que sucede, manejo el sarcasmo y la ironía sin herir, sé bajar al negativismo o subir al positivismo con hidalguía, me duele mi país (léase, MI país, porque es mío), creo en MÍ país, sé repartir las culpas, sé de contexto, manejo un humor atípico, pero me ven como un dolido, resentido, triste, me ven el físico y mi soledad sentimental y es mejor ise con el agradable que les dice lo que copian y pegan por allí y que caen en un círculo vicioso para venderles algo, pero no para darles: EL VALOR DE LA INFLUENCIA DEL BIEN PARA ACTUAR CON DIPLOMACIA, AMOR, VERDAD, EQUIDAD, ALEGRÍA QUE ASÍ COMO YO, CIENTOS DE OLVIDADOS BRINDAN Y MUCHOS NO LEEN, QUIÉN SABE PORQUÉ.

Ser Influencer en Venezuela es una falsedad, pero sé que será una realidad cuando crezcamos tecnológicamente, en las redes sociales y mucho más, en la vida real, hay que crecer y creer para ser la mejor de las influencias. Y no olvidar ni creer que te han olvidado.

Ser Influencer en Venezuela... sólo es posible si eres creativo, no pisoteas, mantienes tu don de humildad (ejemplo en YouTube Mr. Tinaquillo o @MrTinaquillo en Twitter), sí mantienes tu verticalidad en la equidad, sí te quieres a ti mismo, si eres fiel a tus principios y al respeto mutuo, sí ayudas sin esperar nada a cambio. Si no te duele dar RT, saludar, agradecer, chistear, dar consuelo y fuerza a la gente o al menos un "Like" en Instagram (sabes que ves todas las fotos, sí no le das like a alguna/s, eres muy mezquino).

Y ser influencer en el mundo... me parece que no ha de tener mucha variedad, salvo quizás en los países donde usan empresas tecnológicas para ayudar a los bloggers y tuiteros entre otros a que se conozcan y ganen entre ambos y ganemos todos, algo que no ocurre en Venezuela.

En el caso de España, hay esa ayuda para ganar - ganar con empresas de marketplace como Publisuites.

Lcdo. Argenis R. Garnica Serrano
Redes Sociales: @Humoristech
C.N.P.: 22.232

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...