loading...

lunes

8 Consejos para Comprar como Minimalista

Cada tanto surge la necesidad de comprar algo. En este artículo podrás ver algunos consejos que te ayudarán a tomar un mejor decisión para realizar una compra consciente y responsable, de estilo minimalista.

En la actualidad es difícil salir de casa sin ser bombardeados por publicidad. Incluso en casa al encender el televisor o acceder al internet, nos topamos con anuncios de todo tipo. Esta es una de las razones por las que nosotros eliminamos el televisor de nuestro hogar. 


Una búsqueda rápida en Internet sobre mercadotecnia te mostrará que su objetivo es lograr que más personas consuman, y una de las técnicas que utilizan es el sentido de urgencia. Lo que hacen es llevarnos a sentir que tenemos que adquirirlo YA!

Suele suceder que al realizar una compra apresurada se termina con una sensación de culpa o como mínimo luego te das cuenta que no era algo verdaderamente necesario en tu vida.

Otra de sus técnicas es hacernos sentir vacíos y darnos la sensación de que su producto nos hará felices. De ahí que algunas personas salgan a comprar cuando se sienten desanimadas. Pero créeme, un par de zapatos no cambiarán tu vida.

¡Solo tú puedes hacerlo!

El Minimalismo viene a ser una especie de respuesta al consumismo, una alternativa de vivir nuestra vida enfocados en aquello que verdaderamente queremos enfocarnos sin terminar enterrados en montones de cosas que por más bonitas que sean no tienen un propósito en tu vida.

Es tener sólo aquellas cosas que necesitamos o que amamos y nos inspiran, pero sin atiborramientos materiales ni mentales.

A pesar de que como minimalista busco tener la menor cantidad de cosas posibles, hay momentos en los que surge alguna necesidad, y compro alguna cosa o prenda. No debes sentirte mal de adquirir cosas, así no es como funciona. Si realizas una compra consciente y responsable no debe haber sentimiento de culpa.

Y hoy te comparto las técnicas para realizar compras conscientes y responsables.

1. ¿Realmente Lo Necesito?

A veces creemos que necesitamos algo, pero si realmente analizamos la situación, nos damos cuenta que ya tenemos otra cosa que puede cumplir los mismos objetivos. Así que mi primer consejo es ser honesto contigo mismo y analizar si lo que quieres comprar es de verdad una necesidad o no.

Si determinas que verdaderamente es algo que necesitas, primero revisa los artículos que ya tienes antes de realizar una compra, puede ser que eso que tanto “necesitabas” lo tengas ya en tu hogar.

No te engañes a ti mismo, es una pregunta muy sencilla de responder ¿Realmente necesito esto?

2. Evita Las Compras Apresuradas

La publicidad está diseñada de cierta forma que te generará la sensación de que tienes que adquirir las cosas ya. Te generan necesidades donde no las hay, por lo que mi segundo consejo si deseas realizar una compra consciente y responsable es que no te dejes llevar por impulsos.

No compres algo porque lo veas en oferta o porque ya estás ahí. Trata de tomar las decisiones sobre qué vas a adquirir en la tranquilidad de tu casa, así lo harás con la cabeza fría y te asegurarás que de verdad sea algo que necesitas.

En mi caso utilizo listas. Si tengo que ir al supermercado hago una lista en la que escribo aquellas cosas que verdaderamente necesito. Para estas compras utilizo una aplicación que se llama Bring. Es gratuita y no tienes que escribir cada artículo, vienen imágenes por secciones, sólo pulsas la imagen de lo que necesitas comprar y listo. Puedes sincronizarla con otras personas, así que por ejemplo si Altán (mi esposo) va a pasar al supermercado de regreso a casa, yo puedo actualizar la lista en mi celular y él ve los cambios en tiempo real en el suyo.

Si lo que vas a adquirir no es comestible, sino una prenda de vestir, artículo o utensilio, te recomiendo ver diferentes opciones. Si por ejemplo necesitas unos zapatos nuevos, no compres los primeros que veas, date tu tiempo para escoger la opción que mejor se adapte a tu estilo de vida, y así evitarás arrepentimientos y el tener que volver a adquirir otros que si cumplan todos los requerimientos.

3. Piensa A Futuro

Si estás comprando algo porque lo necesitas para una ocasión en concreto, trata de pensar a largo plazo si hay otros momentos en los que lo utilizarás. La idea es adquirir cosas que vayas a necesitar regularmente.

Por ejemplo, si vas a cocinar un pastel y necesitas un molde. Trata de ser honesto contigo mismo y ver si es algo que volverás a utilizar a lo largo del tiempo. De no ser así, una mejor opción es pedir prestado o alquilar aquello que necesites.

Igual si es una prenda, utensilios, juegos o muebles.

4. Busca Armonía

A la hora de comprar algo, trata de asegurarte que aquello que estás adquiriendo sea acorde a tu ambiente y estilo de vida.

Si es una prenda, busca que se vea bien con las otras prendas que ya tienes. Así le sacarás el máximo provecho y no se generarán “necesidades” adicionales.

5. Busca Que Simplifique Tu Vida

En la medida de lo posible evita artículos que requieran mantenimiento.

La idea es tener cosas que simplifiquen tu vida y que te inspiren. Algunos artículos necesitan mucho mantenimiento, por ejemplo algunas telas o electrodomésticos. Trata de pensar realmente si es algo que va a aportar a que tu vida sea más simple o si la va a complicar.

6. Piensa En El Medio Ambiente

En la medida de lo posible busca artículos amigables con el ambiente, cuya fabricación no sea muy contaminante y que no traiga muchos empaques que contaminen.

Comprar este tipo de artículos puede requerir mayor inversión económica, pero parte del propósito del Minimalismo es también el aspecto ambiental.

Ante todo la calidad del producto, rodéate de cosas que aporten a tu vida y que sean duraderos y estéticamente agradables a tu vista, así te aseguras no volver a hacer la inversión pronto.

Recuerda que eres responsable de la cantidad y tipo de basura que generes. Antes de desechar piensa en donar o reciclar. Siempre que vayas a desechar un artículo, primero revisa si está en buenas condiciones, hay organizaciones y personas que pueden estarlo necesitando.

7. Algo Llega, Algo Se Va

Esta es una regla general en mi casa. Cada vez que adquirimos algo nuevo, revisamos si cumple funciones de otros artículos que ya tengamos. De ser así desechamos o regalamos los duplicados.

Es particularmente efectivo con mi hija, ya que cada vez que quiere algo o se lo regalan, ya sabe que otra cosa tiene que irse. Acá puedes leer sobre el Minimalismo con Hijos.

Genera desprendimiento, pero sobre todo te vuelves consciente a la hora de adquirir algo nuevo, ya que te aseguras de que en verdad vaya a aportar algo positivo a tu vida.

Ser Minimalista no es algo que “completas” algún día. Es un estilo de vida que te acompaña a lo largo de la vida e incluso puede ir cambiando a lo largo del tiempo. No creas que porque llegaste a X número de artículos ya eres un Minimalista, lo eres en tanto tu mentalidad esté alineada a este estilo de vida.

8. Disfruta Sin Culpas

Si después de tomar en cuenta los primeros 7 consejos aún consideras que es un artículo que necesitas en tu vida: Felicidades, eres un comprador responsable!

He visto en algunos Minimalistas sentimientos de culpa al adquirir nuevas cosas. Si eres honesto contigo mismo, no hay nada de que arrepentirse, por el contrario, a disfrutar de tu nueva adquisición, pero sobre todo, del valor que le agregará a tu proyecto de vida!


Si sigues algún otro lineamiento a la hora de comprar me encantaría leerlo en los comentarios.

Autora: Anita Hernández

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...