loading...

martes

Cómo estimular esas zonas erógenas escondidas

Cuando hablamos de tu vida sexual, hay una atracción principal (el clítoris) y otras atracciones adicionales, como los senos, los labios, el cuello, etc. ¿Cuándo fue la última vez que tú y tu chico se enfocaron en otras partes del cuerpo (además de las obvias) al hacer el amor?

Pues resulta que ponerle atención a esas zonas erógenas escondidas puede contribuir a un buen orgasmo ¡y tú ni sabías!

Pubis: No tiene el nombre más sexy, pero el área sobre el hueso púbico está acolchonado con tejido graso que puede ser electrificante cuando se estimula apropiadamente. Y es que éste está conectado a los genitales y la respuesta sexual, así que puede aprovecharse durante el sexo sin mayor problema.

Axilas: Espera, sigue leyendo. Sé que suena intimidante estimular las axilas, pero los expertos indican que puede ser una excelente opción. Si puedes dejar pasar el sudor, el vello y el tabú, pues aprovechar la zona, y es que no sólo es sensible al tacto, sino que nunca ha sido estimulada de esta forma, así que las sensaciones serán aún más intensas.

Orejas: Aunque las orejas son consideradas como zonas erógenas escondidas, siempre se subestiman. Dado que son muy sensibles al tacto por sus receptores sensoriales, pueden besarse, chuparse y tocarse para impulsar el clímax, pero el chiste también es hacerlo en combinación de otras zonas erógenas.

Estómago: Sí, en serio. El área del estómago, entre el ombligo y la pelvis es otra de las zonas erógenas escondidas. Y es que puede ser increíble para estimular el punto G, pues está justo del otro lado. Si nunca lo has encontrado, es hora que lo vayas buscando.


Manos: ¿Cómo es posible? Tus manos son una zona erógena que nadie ha tomado en cuenta. Y es que no sólo se utilizan para mejorar el sexo, sino que las palmas de las manos tienen tantas terminaciones nerviosas, que pueden utilizarse para el juego previo. Incluso el mero toque puede provocar diferentes sensaciones eróticas.

Planta de los pies: Los pies contienen muchos puntos de presión que pueden hacer crecer la excitación. También tienen terminaciones nerviosas, lo cual es obvio, pues reaccionan de manera drástica frente a las cosquillas. Claro que si eres muy cosquilluda, tendrás que ser súper cuidadosa con estas zonas erógenas escondidas.


Autora: Andrea Bouchot

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...