loading...

martes

Diálogo, ¿Qué Esperar? (de @GoyoSalazar)

Autor: Gregorio "Goyo" Salazar. Periodista. Caracas/Venezuela. 

¿Qué esperar ahora que han sido enunciados los puntos  de  acuerdos en la mesa de diálogo? Lo fundamental: la hoja de ruta institucional para concretarlos, cómo serán instrumentados, cuáles son los plazos para su cumplimiento y que se fortalezca el grupo que quedará encargado del seguimiento y verificación de su cumplimiento. 

No hay otra forma para que esas negociaciones lleguen a feliz término y se pueda revertir la desconfianza de la ciudadanía opositora que nació incluso antes de que la mesa quedara instalada formalmente con la presencia de cuatro mediadores internacionales, encabezados por el enviado del Papa Francisco.  Al momento de conocerse los dos documentos leídos por representantes de cada una de las partes, se levantó una polvareda que a mediados de esta semana todavía no se había disipado.

Los ataques, por cierto, no ha estado centrados especialmente en los mecanismos mencionados arriba y que son los que finalmente darían anclaje y efectividad a lo acordado, sino en dos aspectos que algunos de los representantes de la oposición señaló como “de origen semántico”: la referencia a “personas detenidas”, en vez de presos políticos que es lo que son,  y el compromiso a combatir el sabotaje económico, términos en que muchos quieren ver la aceptación por parte de la dirigencia opositora del mil veces repetido invento oficial de la “guerra económica” para justificar el caos de la producción y de desabastecimiento que vive Venezuela.

Con el perdón de quienes vehemente afirman que los hemos perdido todo-todo-todo porque ya el régimen estaba KO, creo que si finalmente los presos políticos son puestos en libertad, como se habría comprometido el gobierno, pronto olvidaremos cómo fueron denominados en el documento. Y en cuanto el compromiso a combatir el sabotaje económico, huelga decir que todos estamos contra éste y que no es otro que el que adelanta todos los días el gobierno.  Derrotada la cúpula insensata que se ha adueñado de Venezuela, se pondrá también fin a ese sabotaje cotidiano. ¿Es entonces una redacción susceptible de doble lectura? Póngalo así y deje de pensar en traiciones, que es lo que nos indica el sentido común.

En el caso Amazonas, una vez que la oposición se resigna a una nueva elección de los diputados (¿había alguna posibilidad de que el TSJ los ratificara?) es el propio TSJ el que tiene que echar andar ahora el dispositivo  procedimental para que se puedan realizar  los nuevos comicios. Es un paso doloroso tener que aceptar un fraude que no ocurrió, pero esto luce como el tipo de sapo que hay que tragarse para poder destrancar el juego.

En los casos recientes en que la oposición fue obligada a medirse en jurisdicciones donde había ganado, como las alcaldías de San Cristóbal y San Diego, obtuvo el triunfo con mayor ventaja.  La oposición tendrá que ser capaz de vencer ese reto. Pero se necesita la fecha para poner fin a ese capítulo que absurdamente el TSJ ha mantenido en suspenso por casi un año y del cual depende se zanje el conflicto institucional entre la AN y el máximo tribunal subordinado al gobierno.

Por mucho que deseemos éxitos a la fórmula democrática en esta negociación, que también involucra un nuevo CNE, es imposible no  mantener un margen de reservas. Natural, pues no es precisamente el chavismo una fuerza que se caracterice por sus escrúpulos a la hora de defender sus posiciones de poder. Si nosotros guardamos el temor a una nueva burla, el gobierno mantiene sus temores ante la gran significación y potencialidad del parlamento en manos de la oposición. En el pasado actuó para anularlo y ahora le toca en teoría hacer lo conducente para que ese poder se restablezca.

Entre tanto, cerrojos tras cerrojos le han sido puestos al referéndum revocatorio, la gran expectativa popular a lo largo de este año, que no se ve a la vista. La situación es compleja y delicada y el trabajo laborioso, pero es el trabajo. Todavía podemos decir como Galileo: “E pur se muove”.


(Publicado en el semanario Tal Cual el jueves 17 de noviembre de 2016)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...