miércoles

El país no aguanta más

En ningún país del mundo, salvo aquellos devastados por guerras o catástrofes naturales, hay hoy circunstancias parecidas a las que tienen que soportar día a día la mayoría de los venezolanos.
Una inseguridad desbordada, en la que se publica en la prensa que hay miles delincuentes armados, en la que la escasez se incrementa a diario y solo es paleada con productos a precio libre que, en la mayor parte de los casos, tienen costos singularmente mayores de lo que se ven en el exterior. 
Pero si eso no fuese suficiente para describir una situación peor a la del infierno del Dante, se acaba de sumar una espiral cambiaria que incide aceleradamente en el valor del llamado dólar negro o paralelo, que se permitió utilizar para llenar anaqueles vacíos.
Esta enloquecida carrera por obtener divisas a como dé lugar, por ser estas lo único que no pierde valor en un país con la mayor tasa de inflación del planeta, es la expresión palpable de que ningún venezolano cree que este gobierno puede mejorar las condiciones de vida de la población y que el deterioro económico avanza a un paso equivalente al de las hordas de Atila que, según decían en aquella época, donde pasaban no crecía más nunca la grama.
Si el gobierno sigue sin dar su brazo a torcer y pretende seguir aferrado, a como dé lugar, a las ubres del poder, en vez de iniciar una negociación seria para construir una alternativa política que genere confianza, el final de esta etapa podría ser cruento.
Esperamos que la sabiduría ancestral del Vaticano los ilumine y les haga entender que lo menos traumático para ellos sería negociar una transición política en paz y dentro del marco de las leyes y la Constitución. 

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...