loading...

miércoles

¿Es la renuncia una vía de salvación nacional?

La renuncia no es una ignominia sino un acto de alto civismo cuando la persona que dimite lo hace porque percibe que su permanencia en el cargo, no sólo no resuelve, sino por lo contrario, complica aún más la situación.
En el curso de la historia de la humanidad muchos han sido los jefes de estado -o de gobierno-, que han renunciado para ayudar a sus pueblos a encontrar una solución pacífica a una crisis determinada. 
Ejemplos importantes fueron el de Nixon, en EEUU; Fernando Collor de Mello, en Brasil; Jorge Serrano Elias, en Guatemala; el General de Gaulle, en Francia; Alberto Fujimori, en Perú; Fernando de la Rúa, en Argentina y Gonzalo Sánchez de Lozada, en Bolivia.
Pero si vemos más recientemente, en el 2016 encontramos que renunciaron a su cargo David Camerón, del Reino Unido, el primer ministro de Islandia, Sigmundur Gunnglausson, Mateo Renzi, de Italia y John Key, de Nueva Zelanda.
La pregunta que muchos se hacen es por qué el Presidente Nicolás Maduro no da un paso al frente y renuncia, negociando su salida y designando como vicepresidente a una persona que pueda ser aceptable, tanto para el oficialismo como para la oposición, y para los llamados “ni ni”.
De hacerlo podría quedar mejor que persistiendo en mantenerse al mando, a como de lugar, en una nave que se está hundiendo.
La renuncia puede ser negociada como paso previo a constituir, por lo que queda de su período constitucional, un gobierno de salvación nacional, como lo viene acertadamente pidiendo el padre Luis Ugalde en sus escritos y declaraciones públicas. 
Esta podría ser la vía para allanar el camino de una salida constitucional pacífica a la crisis y permitiría enrumbar al país hacia un mejor destino.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...