loading...

martes

Nicolás Maduro, "El AntiCripto" (de @AlexVallenilla)

Autor: Alex Vallenilla - Periodista de Economía, Mérida/Venezuela.

Uno de los puntos débiles que tiene el uso de las criptomonedas, es que no haya conexión a Internet, o suceda algo parecido a la monstruosidad, muestra de una de las peores aberraciones, propia de una dirigencia gubernamental troglodita, retrógrada, extremadamente fascista, como la que dirige Nicolás Maduro y su Superintendencia de Criptomonedas y Afines, ahora que han prohibido a los venezolanos importar equipos, partes y accesorios para computadoras, una medida absurda, que revela lo más nefasto de quienes están al frente de los destinos de este país.

En Venezuela apenas 15% de la población conoce sobre las criptomonedas, de ese porcentaje, es muy poco quien se dedica a la minería, entre ellos se cuentan a grandes jerarcas de este régimen, quienes gozan de poder instalar grandes instalaciones de “granjas mineras”, desde que descubrieron las posibilidades transferir valor a través de las mismas. Muchos del oficialismo utilizan este recurso para transferir dinero alrededor del mundo, en vista de que hay sanciones particulares implantadas por el gobierno norteamericano, unos traen divisas, lo que aun pueden mover y otros salen de los bolívares, producto de la caída del valor de la moneda venezolana.

Últimamente el valor de un bitcoin en Venezuela ha estado sobre los 10 mil millones de bolívares, porque la demanda es creciente, quienes conocen este mundo logran obtener divisas con este mecanismo, en vista de que a pesar que es legal que cualquier venezolano tenga 10 mil dólares máximo en efectivo en el territorio nacional, guardias nacionales y policías inescrupulosos, castigan a quienes apenas logran hacerse de unos pocos dólares, la mayoría gracias a las remesas que reciben de familiares en el extranjero.

La medida no sólo afecta a quienes utilizan las criptomonedas en Venezuela, sino a todo un país que necesita tecnología como parte del desempeño en toda la economía, es entonces cuando los anuncios de Nicolás, de que recatará la economía resultan falsos y parte de un engaño como en el que ha mantenido a este país desde que asumió la primera magistratura en 2013.

La tragedia económica de Venezuela tiene su fundamento en la gestión gubernamental, un régimen que por su afán de controlar todo, creó una criptomoneda llamada petro, que por ser extremadamente centralizada y ser un caos como desarrollo informático, ha resultado en un rotundo fracaso y el ridículo de la comunidad de desarrolladores de estas soluciones, puesto que el petro existe en dos cadenas de bloque distintas, en la de ethereum, en la que hay 100 millones de tokens, y en la de nem, en que hay otros 100 millones de tokens y no se tiene oficialmente claro cuál de los dos proyectos es el que pertenece al gobierno, lo que apunta claramente a una estafa de alguien allí dentro.


Ahora le ponen control total a quien necesite un disco duro, una memoria ram, una tarjeta de video, según para “certificar” a las empresas que cumplan con la garantía de los equipos que importan, un sector que se vio fuertemente reducido y afectado gracias a los disparates del control de cambio, el control de precios y la manera en que arrasaron al comercio dedicado a estas líneas tras aquel horrendo evento llamado “el dakaso” de 2013. Luego que publicaba un decreto el pasado diciembre en que se señalaba que era legal el uso de las criptomonedas en Venezuela, atacan al sector para tenerlo bajo control exclusivo de los jerarcas del régimen, todo un reto para los desarrolladores, informáticos y hackers.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...