loading...

miércoles

Respuesta a @Humoristech : “Una quimera llamada @LucioQuincioC"


Comentario de Periodistech: Gracias José, abogado y pensador (además de coralista), en totalidad de acuerdo con tu análisis. Diferentes estilos, más no diferimos del objetivo (algo similar le respondí a @LucioQuincioC, cuando muy cortésmente respondió y refrendó con bien mi artículo).
Tomado de Zonatwive, portal del José A. Martín (@Lamzelok)
Mi amigo Argenis Serrano, alias @Humoristech un connotado periodista aragueño, me ha enviado un articulo preguntándome que opino sobre@LucioQuincioC. He tomado, unos días para releer varias veces su artículo, y para darle una ponderada respuesta a su preocupación, muy valida además.
Mi estimado amigo, la ética y la moral junto con la deotonlogía, son ciencias que tratan de enseñar el comportamiento humano de un individuo dentro de la sociedad. Y tratan, de establecer las reglas y códigos de conductas de determinadas profesiones. Estoy de acuerdo contigo, @LucioQuincioC es él, no somos todos. 
Por lo menos, yo no deseo ser como él, porque cada uno tiene su propia personalidad. Más, he aprendido que uno se debe fijar como guía personas que dan un ejemplo y que representan valores universales, que han marcado y cambiado el mundo. Y no creo, que el anonimato sea la mejor forma de dar el ejemplo en un mundo, donde se busca liderazgo y capacidad de critica.
¿Criticas? todos las tenemos. El ser humano, y sus miserias están a la orden del día. Y nadie es perfecto ni tu ni yo. Cada quien, puede formarse su propia opinión en torno a éste o cualquier twitero. Por lo menos, yo colocaría una serie de elementos en el tapete en nuestra discusión, varios puntos con los cuales, discrepo en cuanto al personaje. Pero, primero tendríamos que preguntarnos ante todo. Si el anonimato, es una figura ética y moral para atacar a cualquier persona, así sea nuestro peor enemigo o la peor basura del mundo.
Por demás, esta muy claro que “la conducta del anonimato” en las legislaciones modernas, es sancionada muy fuertemente. Y más, cuando se busca imprimir un daño moral ó psicológico a una persona; o una sociedad. Ojo, no estoy defendiendo a nadie.
Te imaginas, – respetando la distancia – a Bolivar, a Paez, a Miranda etc. peleando contra la Monarquía española, anonimamente. Te figuras, a cualquiera de nosotros si utilizáramos el anonimato, como forma de lucha. La historia, no se escribe con “anonimatos” nadie se recuerda de ellos. Hoy, puedes ir a la plaza “La Estrella” en ParísFrancia y miraras con orgullo el Arco de Triunfo hecho por Napoleon. Y observaras, entre las letras talladas por el lienzo de las batallas y los sables. El nombre, de Francisco de Miranda un Girondino que supo ser un lider ilustre y el venezolano más brillante de todo su siglo.
Y te diré algo, mi querido amigo. Si, los liderazgos no existieran en una sociedad, nadie conduciría a una nación o aún Estado. Si adoptáramos todos esa forma de lucha, no existiera, un Argenis Serrano con su humor, ni un Nelson Bocaranda con sus runrunes, ni una Berenice Gomez con sus tururunes. Ellos independientemente, del estilo particular de cada uno. Han escogido dar la cara y mirar fijamente con sus ojos a la tirania. Y dar, un ejemplo de lucha difícil de imitar e igualar.
Lo tragicómico del “personaje” (ojo, no lo digo de forma despectiva, sino con mucho respeto) es que nos da una gran lección, a la sociedad venezolana. Porque demuestra al ser tan popular y contar con tanta credibilidad y tener un sin numero de seguidores. Que la sociedad venezolana, carece de un liderazgo político CREIBLE, RESPETABLE, CON CREDIBILIDAD en el cual la sociedad se sienta REPRESENTADA, y pueda confiar plenamente, como una “gerencia moderna a nivel político” y eso demuestra lo mal que estamos, como país. 
Si tuviéramos, un LIDERAZGO consciente de su responsabilidad y su deber con este país. Muchos de nosotros, no estaríamos en la palestra pública. Ni existieran fenómenos comunicacionales, como @LucioQuincioC
Debemos comprender, que el anonimato ha sido una herramienta utilizada por la humanidad, para combatir imperios o defenderse en una guerra. No creo, que sea el caso de @LucioQuincioC – es mi opinión -. Pero, “respeto” el motivo por el cual Lucio escogió ese camino. Particularmente, pese a todas las objeciones que pueda tener yo desde el punto de vista profesional o personal, te quiero dejar – claro -. Que en una lucha, “ante un régimen despiadado” que tiene presos políticos, ciudadanos inocentes en la cárcel. Cualquier, camino que se escoja sea desde la vida pública o desde la subversión o la clandestinidad para lograr un objetivo, es valido. Lo hizo Alberto Carnevali, Carlos Andrés Perez, Fabricio Ojeda alias “El Guacharo” personaje muy conocido en la dictadura de Perez Jimenez. Quien realizó entonces la primera alocución pública tras producirse el vacío de poder, el 23 de enero de 1958. He hizo, aquel llamando a la tranquilidad patriótica, con una frase que marco una pauta política en ese momento: «Este no es el momento de la venganza.»
Hay algo, que a mi me causa estupor, es que llamemos “General” a una persona. Que no sabemos, pero que yo creo muy personalmente (es mi opinión particular, respetando las demás opiniones) es UN CIVIL. Es ese, síndrome infausto que tenemos los venezolanos de querer arreglar todo, a punta de misterios, supuestas conspiraciones y una bayoneta. Yo, pienso que pese a toda la situación que vivimos en el país. Debemos dar la lucha, con argumentos “Democraticos” para evitar que caigamos, es una especie de “delirio colectivo”. Donde, llega un Mesías que nos va arreglar todo.
Creo, que es una ofensa, para los verdaderos militares, para la institución militar, para los verdaderos generales los que no estan de acuerdo con toda esta vagabudería y son institucionalistas. Que una persona, trate de obstentar como mote un rango, ganado por ellos con sacrificio, con estudios y en defensa de la Nación. Es como una especie, – repíto – de locura colectiva. Buscar, en una fantasía tuitera  y comunicacional todas las respuestas en la caja de pandora. Esta situación, es muy propia de la historia venezolana, Argenis. Porque en Venezuela, en el siglo 19 habían personas que pagaban los grados militares a algunos presidentes. Solo, con la idea de ganar prestigio y popularidad dentro de la sociedad venezolana. 
Algunos militares, como a Eleazar Lopez Contreras los llamaban sus subalternos “militares chopo e` piedra”, pues habían ganado su prestigio en el campo de batalla, a través de la impericia. Todo esto, se permitió. Hasta, que el presidente Medina Angarita, dicto un decreto que esta vigente hasta el día de hoy, y que es ley. En el cuál, se prohibió llamar a cualquier ciudadano por grados militares, si no había cursado estudio en la academia militar de Venezuela. Y esa decisión, tan sabia se tomo para deslindar el campo militar del civil.
¿Quien es @LucioQuincioC? Es una respuesta, que debe ser analizada por cada persona, cada ciudadano al cual le interese. Yo solo escucho, observo, analizo y desecho o tomo la información que da. Porque, todo el mundo tiene el derecho de ser escuchado. Pero cualquiera, que sea su verdadera identidad. Solo te diré, que pese a todo lo que te he dicho. Respeto, su forma de lucha; respeto que ayude a personas a encontrar medicamentos, respeto sus opiniones. Porque, te – repito – como te dije antes. Cada quien, escoge su lucha y si algo tenemos que respetar es la diversidad de opiniones o formas. Nos guste o no. Porque la Verdad, se construye con varias verdades. El es una persona, no es Dios.
Si me preguntas a mi, creo que es bueno que siempre pisemos firme y tengamos los pies sobre la tierra. Por lo menos, espero que haga honor al patronímico que usa. Los republicanos romanos vieron en Lucio Quincio Cincinato un modelo de rectitud, honradez, integridad y otras virtudes romanas. Admiraron en el Cónsul, su frugalidad rústica y falta de ambición personal, virtudes que supo combinar con una capacidad estratégica militar brillante y legislativa notables. Espero, que @LucioQuincioC no convierta en sal y agua su lucha y que mida las consecuencias de sus actos porque su enemigo, asecha con el puñal de la traición. Y que ese espejismo, ese personaje que forjo en medio de tantas polémicas no se convierta, en una desilusión terrible. No sería justo, para sus seguidores ni para el.
Por los momentos, sigamos nuestra lucha y no perdamos de vista nuestros objetivos. Nuestro problema, no es si todos somos @LucioQuincioC (frase comunicacionalmente, bien escogida). La mejor respuesta que te puedo dar, amigo. Es que la sociedad venezolana no puede depender de liderazgos personales ni mesiánicos. Sino, por el contrario debe emerger de un esfuerzo colectivo, organizado, plural y democrático que impulse a la sociedad hacia el siglo 21. Y que, deje atrás los atavismos de mediados del siglo 19. Nuestro problema, real se llama Venezuela, un fuerte abrazo.
José A. Martin
twitter: @lamzelok

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...