loading...

sábado

Complementar la Lactancia Materna


La leche materna puede no ser suficiente para alimentar a los bebés de forma adecuada. Y es que a determinadas edades se hace preciso complementarles la alimentación, pero siempre bajo el criterio y las pautas que marquen los pediatras.

Lo más adecuado es darle también otros tipos de  en función de su edad y etapa de crecimiento, siendo habitual que se empiecen a suministrar tras los seis meses de vida, período durante el que es recomendable que se alimenten sólo con leche materna.
Y, tras ese periodo de seis meses, puede ser el momento en el que el bebé empiece a necesitar otros aportes nutricionalespara seguir creciendo y que precisa en todo momento. Un motivo por el que es especialmente importante elegir bien esecomplemento nutricional en cada fase de su vida.
Lo más aconsejable es empezar por las denominadas leches de continuación, que son las que se recomienda que tome a partir de los seis meses y hasta que ha cumplido su primer año de vida. Esta leche aporta todos los elementos nutricionales que precisa el bebé en esta etapa de su vida, sobre todo, si la leche es el único alimento que toma. No obstante, también se puede dar como complemento a la leche materna que suele empezar a carecer ya de algunos de los nutrientes, siendo insuficiente a veces su aporte para el crecimiento del bebé.
Con la celebración de su primer año de vida, se puede empezar a darle la leche de crecimiento y que contiene elementos como ácidos grasos Omega 3 DHA, que también se encuentra en la leche materna, proteínas, hierro, calcio, vitaminas y otros minerales. Un tipo de leche que puede ingerirla hasta que pueda ya tomar la leche normal o, al menos, hasta que cumpla los dos años.
No obstante, aunque estos dos tipos de leche son los principales, igualmente se puede encontrar leches específicas para bebés prematuros, que asimismo deben ser suministradas al bebé bajo recomendación o supervisión médica, con el fin de contribuir a su mejor desarrollo y crecimiento.
También se pueden encontrar otras leches con fórmulas que son más específicas para evitar alergias o intolerancias. Es el caso de las leches que están elaboradas con proteína de soja y que se pueden suministrar a los  que tengan intolerancia a la lactosa y como complemento a la materna.
Otra opción en el supuesto de que el bebé tenga alergias son las leches denominadas hidrolizadas, que son específicas para los  que presenten  de alergias y no pueden tomar otro tipo de leche.
Aparte de los diferentes tipos, también hay que tener presente que la leche para bebés puede comprarse en polvo o en líquido. Normalmente, no suele haber diferencia entre ellas siempre que sean idóneas para su edad.
La elección por lo tanto puede depender más de la comodidad para prepararla, ya que en el caso de la líquida tan sólo es preciso calentarla y verterla al biberón, estando ya  para consumir, mientras que en la leche en polvo hay que seguir unas instrucciones de preparación, haciendo caso, sobre todo, de las medidas indicadas porque son las justas y adecuadas que necesita el bebé.
Cortesía de: nosotras.com 

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...