loading...

domingo

Cuídense de Atracos, Peatones y Conductores

Estamos pasando por el momento más álgido de una evolución hacia la más triste y yoísta sociedad. Acá se piensa nada más en lo suyo. Quienes son altruistas de corazón, disciplinados, damas y caballeros de verdad, se consiguen menos y son aplastados por la imagen de lo tosco, el desdén, el desgano, desinterés y mofa de muchos.
El físico es un factor incidente. Las chicas bonitas y su evolución pagada en cirugía o a veces (pocas), gimnasio a "explotadas", las que no regalan una sonrisa y eligen con discriminación a quien tratar. Los de físico musculoso o robusto que avasallan al pasar y viendo a los demás como hormigas o peor aún, cucarachas. El miedo y la mofa se unen para abrirse paso, hablar primero, colearse, conseguir prebendas, etc.
Eso es en las aceras, donde se perdió aquello de "conserve su derecha", que con el inicio del Metro de Caracas tan bien funcionó en todo el país. Ahora la gente camina ocupando el paso, casi que gateando, sin importarle quien venga detrás o quien venga adelante, que deben lanzarse a la calle, aumentando la propensión a que los machuque un vehículo por esa traslación medio involuntaria.
Sin contar el espacio que los buhoneros ocupan, los motorizados ocupan y los carros ocupan estacionados ilegal y vilmente sobre la acera. Caminar sobre ellos debería ser una norma porque se hicieron parte de la misma.
Todo esto y más, sumado al calor, huecos en las aceras, lluvia, la velocidad conque nos lleva la gente, los recovecos creados por la colocación de postes que dividen más a las reducidas aceras y la gente que se para atravesada sin darle paso a los demás y si uno no les dice permiso, se ofenden. No se les debe pedir permiso porque es evitable por ellos el no limitar el libre paso; sólo se pide permiso cuando las circunstancias crean una aglomeración, no la intención o el sentirse "sobrados".
Qué decir de los semáforos. Inteligentes o no, son casi inútiles ante el desinterés de las personas en demostrar civismo. No esperar la luz verde, pasar cuando quieren y peor aún, pensar que el carro que está en su luz, deba detenerse ante ellos en menos de un metro. Me disculpan, pero sí eso fuese posible, igual se los llevarían por delante ya que la inercia expelería al conductor por el parabrisas y le tumbaría.
Y los motorizados o "brutorizados", porque a lo bruto andan y en mayoría, porque en Venezuela tenemos pocos "motociclistas o motoristas", que cumplen mucho más las normas, quizás por el amor intrínseco hacia sus máquinas.
Los motorizados se comen la luz roja y si tú estás pasando y te pasan rozando o te chocan, tú tienes la culpa para ellos y el tropel de colegas que te van a agredir. Si estás en la acera y no les das paso, lo mismo. Donde sea no tienes derecho con ellos. Ellos son los que buscan les respeten sus derechos pero nadie los enfrenta para que cumplan sus deberes. Los fiscales y policías les temen o son el ejemplo de ellos cuando andan en moto. Sí, con oficiales así es con lo que contamos, para que la patria sea más triste.
Y la calentera de los choféres de bus, camionetas, vehículos particulares más los poder supralegales y sobrenaturales que se obtienen con el casco o letrero de TAXI, hace que el hervidero social en las calles sea casi tan peligroso (o el complemento ideal) para los robos, que en esta época aumentan.
De ser posible, vaya a comprar la ropa y juguetes YA, no espere a que llegue diciembre. Y si debe salir, pues hágalo en transporte público. vaya a centros comerciales, utilice calles transversales (con paso de personas, nada de calles solas) y use poco efectivo, más tenga dos tarjetas de débito, pues en esta época el pulso electrónico está más congestionado y no le pasa la tarjeta pero sí le debitan.
Piense bien a dónde va, por dónde meterse y con quiénes estar al salir al centro o zonas aledañas. Compre todo lo que se pueda con tiempo y no vea como muy caro lo que vendan cerca de su casa, ya que se ahorra pasaje, gasolina, cauchos, molestias, golpes, hostilidades, robos, etc.
Y en la medida de lo posible, no sea un Grinch ni permita que personas en sus seis grados de separación o por el mundo virtual, le contaminen o lo sean. Las navidades están por encima de cualquier desgraciado que quiera imponer su poder, la Navidad es un poder superior y del cual todos somos garantes y nos toca vigilar ello y el entorno para que nada nos las agüe.
Y estos días, haga dieta o baje la ingesta, para que le dé con gusto en diciembre, al menos, lo que pueda.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...