loading...

lunes

El Traje del Novio: Elegancia a la Medida


La historia de la humanidad, ha mostrado especial énfasis en los vestidos, tocados y maquillaje de las damas en las bodas. Lo han denotado como su día especial o más maravilloso.

Sí bien, para grandes dignatarios desde dichos comienzos de la historia hasta nuestros días, su vestimenta ha sido primordial, tan especial es ese día en la vida del hombre, como también lo es su vestimenta.

El hombre que sabe de elegancia y que desea una prenda con doble significado especial, tanto estar hecha a su figura como estrenarla el día que se desposa con su amada. Por ello, millones de hombres evitan el alquiler del traje y prefieren mandarlo a hacer o ajustar uno en un excelente lugar.

Porque solicitar el servicio de sastreria a medida es encargar la movilidad, practicidad, elegancia y personalidad en forma de cortes, telas y estilo.

Un señor sastre está en una sastrería de renombre; dicho nombre no lo hace su tamaño, sino tres elementos:
        1) El diseño, criterio, toma de medidas, comunicación y acabado de las piezas y la responsabilidad en la entrega de las mismas; esto es más importante que su precio.
        2) Los comentarios de los clientes a sus allegados que confirmen la publicidad que se les ha realizado en medios tradicionales. Dichas recomendaciones han mantenido la vigencia de los sastres desde los mismos inicios de la humanidad y en todas las culturas.
     3) a tecnología, aliada incondicional de quienes hacen las cosas de bien a excelente; mostrando y propulsando los modelos, servicios y reafirmando el profesionalismo de la casa de sastrería.

Una boda es un compromiso de mostrar lo mejor de sí, de por vida, en pareja y como familia. Colocar en un traje la elegancia, el porte, el cuidado y las ganas de lucir para su novia y ya esposa como un hombre de mundo, es el fortalecimiento del compromiso y muestra a un verdadero caballero.

Los trajes a medida hechos para el día de su boda, como dijimos antes, son trajes que quedan para siempre. Sea un Frac, Chaqué, el incomparable y universal Smoking, el siempre confiable Terno (conocido como Paltó en Venezuela) y en toques más modernos el Traje Cuello Mao o Mandarín, Traje con Blazer o para los venezolanos más tradicionalistas, el galante Liquiliqui, esas prendas se ajustan al cuerpo con las manos hábiles y comprometidas de un profesional de la sastrería. Y si el cliente quiere una novedad “de la casa”, pues ¡honor al sastre!; y sí quiere un diseño propio para que sea creado, ¡honor del sastre lograrlo!

Sin distingos
Actualmente los trajes a la medida han tomado nuevos aires ya que la comunidad lésbica y la comunidad gay, en sus matrimonios, muestran su elegancia y compromiso con trajes hechos a la medida, con coretes a su gusto y en colores por ellos y ellas seleccionados. Los trabajos de sastrería, en medidas y cortes se hacen retos y mejoramientos para éste ancestral arte.

Un mercado que no discrimina, en el que el cliente tiene la razón, el gusto y la palabra de formas, colores, telas y fines de uso. En las manos de hombres y mujeres profesionales de la sastrería quedan la armonía de las líneas y la conjugación de los detalles que requieren estas prendas, mejorando su capacidad de observación y su agudeza; despertando sus sentidos con la apreciación estética de la moda como arte, cuando aplican a las telas sus maneras de realizar estos tipo de prendas sumando las técnicas que se aplican tanto a nivel artesanal como industrial.

Tanto sastre como cliente entran en una comunión que les hace coincidir en la importancia de respetar la disparidad y diversidad de conformaciones del cuerpo humano y la incidencia que posee en la visualización de un atuendo, donde el profesional es ampliamente capaz de generar líneas acordes para mejorar la imagen del cliente.

Una boda es para el novio de verdad, el sello del compromiso y el legado de amor. Su mejor y más galante vestir con gusto ha de exhibir.

No hay comentarios:

Entradas populares