martes

@hectoralonso666: Cogollo de AD Defenestra Candidatos


“…Ahora vuelve a reaparecer el cogollo (de AD) y no para resolverle la vida a este país sino para entrar en un juego en el cual no le arriendo las ganancias, y si las hay, serán para muy pocos.
Carta enviada al editor del Blog, opinando sobre la decisión candidatural a Primarias de AD)
Estimado Argenis:
He leído con sincero placer tus reflexiones. Y aprecio y no falta que me lo digas la inmensa fuerza de tus convicciones y angustias... 

A pocas horas de que AD tome una decisión sobre la candidatura presidencial he leído con mucho respeto y entusiasmo tu artículo donde te haces la pregunta muy pertinente ¿Por qué AD no tendrá candidato propio? No pretendo ni insinuar ni pretendo que mi explicación sea la cierta pues a lo mejor también esas cavilaciones tuyas las hago mías, haciéndome la misma pregunta.
Recuerdo que cuando AD recién comenzaba a transitar su hermoso e histórico recorrido se enfrentó a muchas dificultades y accidentes históricos que supo sortear. En pleno apogeo del Gomecismo y Post Gomecismo salimos con nuestros mejores hombres a luchar por conquistar trincheras de luchas como las candidaturas al Concejo Municipal de Caracas o la simbólica Candidatura Presidencial de Rómulo Gallegos antes de ser candidato para aspirar y serlo el Primer Presidente de la Historia Nacional electo por la voluntad popular. 

Haber participado apoyando a URD desde la clandestinidad para derrotar a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Pasando al pretendido desprestigio que se hizo de Rómulo Betancourt al regreso del exilio por la supuesta inconveniencia de que un hombre como él pudiera ser el abanderado de AD en las elecciones de 1958.
Las tantas figuras que se disputaron siendo o no contemporáneos la candidatura presidencial de 1963. La trágica división de AD en 1967 convirtiendo a AD en dos toletes en partes casi iguales y nos hizo perder el poder.

Y las candidaturas de Piñerúa disputada con Lusinchi y la de Lusinchi disputada con David Morales Bello y después la de CAP disputada con Reinaldo Leandro Mora y después la de Claudio Fermín disputada con Carmelo Lauría hasta la de Luis Alfaro Ucero defenestrada por los que la hicieron posible para regalarle los votos a Salas Römer. 

Desde esa fecha acá no es fácil creer que AD haya rescatado ni perfil propio ni mucho menos crecimiento. Creer que se puede vivir de los réditos de la más hermosa historia es iluso. Este país de pocos lectores o escasos, no conocen esa historia porque ya estas generaciones son otras y las nuevas no tienen idea de cómo fue y quienes fueron esos protagonistas de esa heroica historia. Sólo conocen la historia de algunos hechos recientes más de oída que de lecciones aprendidas, caso CAP, por la nueva literatura que comienza a escribirse, o la presencia protagónica y casi monopólica de la figura de Hugo Chávez y sus ejecutorias.
De AD solo hay la estela de una historia maltrecha, de una historia de errores costosos, de un pasado reciente que desdice de su condición de partido democrático y renovado. 

En 1947, AD fue a elecciones con el maestro de la juventud venezolana, Don Rómulo Gallegos y concurrieron a votar 1.200.000 venezolanos y él y AD lograron 870.000. Y para no ir muy lejos el 26 de septiembre pasado con un registro de votantes de 14.000.000 AD sacó 823.000 votos. Bien vale la pena que este largo ciclo sea estudiado y repensado para que lleguemos a la conclusión de que prorrateando el crecimiento vegetativo de la población electoral del país y el crecimiento vegetativo de AD en ese tiempo la conclusión es que el crecimiento es negativo. Pero aún siendo las cosas así, se dice, que AD es la primera fuerza de la oposición porque habiendo sacado menos votos obtuvo más curules. Y así también fue beneficiario el partido del gobierno que con menos votos que la oposición obtuvo más curules gracias a una picardía en la reforma de la ley que fue pasivamente aceptada por todos los actores políticos.

Es bueno recordar que el histórico de AD a lo largo de su vida electoral es de 32% y ahora no se alcanza ni cercanamente el 6 o 7%. Que increíble que ese sea ahora el histórico del partido del gobierno.
Ahora bien esas acotaciones son solo referencias y datos imprescindibles mirarlos objetivamente y no son parte de mi visión, son comprobables. 

¿Qué vivimos hoy en Venezuela? Sin duda un gobierno usurpador de las más elementales conductas de respeto, de militarismo, de ausencia del derecho, de la justicia, usurpador de las más elementales normas de convivencia democrática. Eso nos dibuja el escenario con mucha claridad. No hay una democracia formal. Ni por sus formas ni por sus ejecutorias.
Así que, el comportamiento político no podrá ser igual en cuanto a nuestras urgencias y mucho mas frentes a nuestras estrategias para devolverle a Venezuela el derecho que tiene de vivir en paz y con prosperidad.

No depende de un hombre, porque de él en mala hora estamos dependiendo. Dependemos de millones de hombres y mujeres. Resueltos a cambiar esta larga noche.

Y en el caso de AD, y lo digo con dolor, pues allí pasé lo mejor de mi vida, dejó de ser un partido con vocación de poder y un hacedor de historia buena, generosa, solidaria, de grandeza histórica y termina siendo un alfil del juego de un ajedrez equivocado. Están tan equivocados, que a dos de sus hijos legítimos, Antonio Ledezma y Pablo Pérez de innegable procedencia y formación adeca y de la buena, los puso de pedigüeños del favor de un respaldo que a lo mejor ambos merecen por la candidatura presidencial.
Y el argumento más manoseado y convertido en una "nube" de matriz "parcial” de opinión es que al que apoye AD ese saldrá ganador en la contienda de las primarias el 12 de febrero. Esto no es verdad. Es una falacia diría otro. Es una falsificación de la historia verdadera de la Venezuela de hoy.
Los pasivos de AD, son altos y este pueblo sabe perfectamente porque estamos en este hueco en que vivimos desde hace 13 años. Y la inteligencia colectiva no volverá para atrás más nunca. Aquí no caben sentimentalismos plañideros. AD comete un grave error al venir a buscar un "reencuentro adeco" por la vía de una componenda.
AD, UNT, ABP son lo mismo. Por qué esto no se hizo hace 13 o más años cuando AD comenzó a derrumbarse y a parir hijos legítimos e ilegítimos y nos hubiéramos ahorrado esta largo proceso bestial de destrucción nacional. De llantos, de muertes, de asilos, de quiebras de pequeños y medianos negocios, de oportunidades para nuestros jóvenes asegurándoles el porvenir que merecían.

Que expliquen por qué hoy, una operación de aritmética electoral simplona, como la que ocurrirá no se convirtió en combate para defender a Antonio Ledezma cuando le usurparon su elección con cerca de 800 mil votos de quienes vivimos en área metropolitana lo hicimos Alcalde. Antonio para AD fue solo una pieza electoral.

Y ahora sacan a Pablo Pérez de quien tengo los mejores conceptos que se convalidan en su conducta pública y privada. Lo arriesgan para exponer la plaza más apetecible de este gobierno y que ha sido impenetrable pues todas las veces han sido derrotados por las voluntades democráticas del Zulia. Pablo Pérez, estoy seguro, y sé porque lo digo, no es un ambicioso y menos sabiendo de su origen, de su procedencia del hogar de Pablo Pérez Herrera y Juanita Álvarez, mis amigos de toda la vida. De su formación profesional y ética. 

¿Cómo es posible que se hubiera llegado tan lejos en lo que habrá de ocurrir. Ahora será verdad que vendrá la reconciliación? Un partido nuevo y un partido viejo al menos en el tiempo, cederán y entre ambos y pondrán a un lado a otro que pudo haber sido su compañero de ruta en la única ruta posible para todos por igual, remar con la misma fuerza y voluntad para quitarnos del camino este trágico episodio del cual Antonio y Pablo no tienen precisamente la culpa y la basta mayoría de los militantes y una buena parte de dirigentes de la AD de estas décadas de los 90 y 2000.

Ahora vuelve a reaparecer el cogollo y no para resolverle la vida a este país sino para entrar en un juego en el cual no le arriendo las ganancias, y si las hay, serán para muy pocos.

Ahora la militancia de AD recibirá la orden. Sin ser consultada. Todo un escenario para demostrar que en AD nada ha cambiando por lo menos en algunos porque en otros y sobre todos en los jóvenes brotan con mucha fuerza los vientos del cambio que merecen, por ser ellos el cambio.

“Acatarán pero no decidirán. Por eso, la historia de los comienzos no es la misma de la de ahora. Nada cambió y los únicos donde brota con fuerza esos deseos de cambio son en los ´jóvenes porque ellos merecen y son el cambio”.

Cordialmente, amigo de siempre 
Héctor Alonso López.
@hectoralonso666

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...