loading...

jueves

2016: El Año de Pérdidas

Este año 2016 que ya se va, afortunadamente decimos muchos, ha sido especialmente duro para Venezuela. Vayan mis respetos y presento mis disculpas a lectores de otras latitudes si lo que acá digo contraviene o no expresa con exactitud lo que ustedes para mal, vivieron. Trataré de ser justo, aunque es difícil congeniar con todos.


En 2016 se perdió… el respeto a la figura del Presidente, gracias a él mismo.

En 2016 se perdió… el miedo a cacerolear y criticar de frente al Presidente.

En 2016 se perdió… tiempo en colas por comida que no llegaba.

En 2016 se perdió… tiempo en colas por comida que era insuficiente para quienes la misma hacían o era demasiado cara.

En 2016 se perdió… el respeto a la propiedad ajena.

En 2016 se perdió… el razonamiento y foco de quienes son los enemigos del pueblo, los que alebrestan, los que hostigan y mienten.

En 2016 se perdió… vidas de niños y niñas por falta de alimentos, medicinas y buenos centros de salud.

En 2016 se perdió… el razonamiento de lo que debe y puede hacer la Asamblea Nacional (facultades, limitantes, separación de poderes).

En 2016 se perdió… más de la diplomacia, permutándola por pensar en política con bilis y no con materia gris.

En 2016 se perdió… la oportunidad de hacer una mejor televisión (salvo muy escasas excepciones).

En 2016 se perdió… el chance de hacer mejor radio, más humana.

En 2016 se perdió… el verdadero valor de la moneda y la lucha por la moneda nacional.

En 2016 se perdió… la guerra contra el dólar paralelo, mismo que no debería existir, pero los errores y necesidades lo siguen haciendo necesario.

En 2016 se perdió… vidas a cambio de autos, celulares, bolsas de mercado, colas para depositar billetes que a la larga fueron inútiles, casi tanto como el inútil que decretó la recogida bruta y abrupta de billetes de 100.

En 2016 se perdió… el carnaval, la Semana Santa, la Navidad.

En 2016 se perdió… un montón de medios impresos a los que no les venden papel por no ser genuflexos.

En 2016 se perdió… el crecimiento y mantenimiento tecnológico.

En 2016 se perdió… el gusto de darse un gusto.

En 2016 se perdió…  el respeto por quien lucha por sonreír y mantener vivas las tradiciones y momentos, por culpa de amargados anónimos que exigen te amargues como forma de combate.

En 2016 se perdió… parte del respeto por la Mesa de la Unidad Democrática, por querer diplomacia en vez de buscar muerte, sangre y alimentar de verdad al régimen que sí se alimenta de odio y no de los movimientos pausados pero firmes.

En 2016 se perdió… algo de calle y presión. Error que hay que perder.

En 2016 se perdió… el compartir, cambiado por un personalismo que roza con el egoísmo y un falso sentido del instinto de supervivencia.

En 2016 se perdió… algunas oportunidades puntuales, que se pueden recuperar sí se analizan y se comulga entre todos.

En 2016 se perdió… el rumbo de los opositores radicales, mismo que o retoman en 2017 o serán divisores en las elecciones y actos futuros, enterrándose con ellos.

En 2016 se perdió… el respeto por los poderes del Estado que presentan cualquier maraña para descartar todo lo bueno y aupar, vanagloriar y premiar a todos los malos.

En 2016 se perdió… el miedo a informar por las redes. Sólo falta el ser más realista con lo que ocurre y no relatar lo que los demás quieran leer, ver u oír, sino lo que deben.

En 2016 se perdió… más de una vida útil y apenas, un par de dictadores murieron (balance muy injusto).

En 2016 se perdió… el poder comunicacional del bando gubernamental, del opositor y de los no alineados con ambos, éstos últimos queriendo pescar en río revuelto, lo que generaban era confusión y repulsión hacia sus intenciones.

En 2016 se perdió… más de un lugar para hacer humor, teatro, danza, canto, porque la discriminación llegó a la cultura, que debe estar supeditada a las órdenes del régimen o no se expresa.

En 2016 se perdió… el valor de grabar canciones que unan, sólo grabando groserías, banalidades y temas sosos.

En 2016 se perdió… el falso poder que tenía maduro, que desde el 10 de enero de 2017 estará guindando con su propio séquito que lo defenestrará para ellos obtener el poder.

En 2016 se perdió… las elecciones regionales, mismas que hay que recuperar y recordar que es más fácil criticar y hacer trabajar a un opositor que a un madurista; y que hay que socavar el poder desde todo flanco, en especial en cada uno de nuestros Estados, para tener un poco de la paz perdida. 20 Estados ganados, dan confianza para ganar al país que secuestraron en Miraflores.

Perdimos mucho en 2016, y aunque crean que se perdió la fe y la esperanza, mentira, sí usted llegó a sonreír por algo, fue útil, no se vendió, no hizo nada anárquico, presentó disculpas, abrazó, besó, habló, compartió, vio buenas acciones en los demás, pues allí vio esperanza, porque sí bien el mal tiene poder, serán cada vez menos sí les quitamos espacio.

Dios hace las cosas en el momento justo y nos pide ayudarnos para Él ayudar. Hay que darle la mano no siendo como los maduristas que criticamos, no dándole chances a los malos y dejando el temor o el yo no puedo ni quiero, que tanto alimenta a los malignos rojos.

Y decir con emoción, Venezuela es MI PAÍS y es tan bueno, que debo ayudarlo quitándole chance a los malos.

Hagan su Año Feliz. Saludos y gracias por leerme.

Lcdo. Argenis Serrano

C.N.P. 22.232

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...