loading...

lunes

El Ritmo o Ciclo Circadiano

Los ritmos circadianos constituyen el reloj biológico humano que regula las funciones fisiológicas del organismo para que sigan un ciclo regular que se repite cada 24 horas, y que coincide con los estados de sueño y vigilia. El sueño y la vigilia están asociados a los estímulos de luz, que el cerebro asocia con una mayor actividad fisiológica mientras que, en la oscuridad, se inhiben estas funciones, llegando al mínimo entre las 3.00 y las 6.00 horas.

Durante el descanso nocturno, el organismo humano entra en letargo, la temperatura corporal baja hasta los 35º, disminuye la presión sanguínea y se reduce la secreción de hormonas. La capacidad de alerta y de movimiento también se encuentran reducidas, por lo que es más difícil concentrarse o reaccionar ante un imprevisto y, por lo tanto, disminuye el rendimiento laboral y se multiplican las posibilidades de sufrir un accidente.

Si este periodo no se emplea para descansar, esto afectará negativamente a la salud física y psíquica del individuo, porque se disocian los ritmos biológicos y los elementos naturales que sirven para sincronizarlos, especialmente la luz, y se establecen sincronizadores artificiales. El organismo sufre por partida doble: por un lado ha de realizar un esfuerzo para permanecer activo en la fase de letargo natural (nocturna) y, por otro, debe esforzarse para dormir en la fase de activación (diurna).

A consecuencia de la alteración de este ritmo biológico, las personas que se ven obligadas a trabajar en turno de noche duermen entre cinco y siete horas menos por semana pero, aunque pudiesen descansar en un lugar oscuro y aislado de ruidos, la calidad del sueño diurno es inferior a la del nocturno y se reduce el tiempo total de sueño, aumentando los despertares, por lo que resulta difícil que lleguen al número de horas de sueño recomendadas para un adulto (entre siete y ocho diarias) y, en caso de conseguirlo, el descanso no es totalmente reparador.

Causas
La alteración del ritmo circadiano se puede producir por las siguientes circunstancias:

Alteración del “reloj” biológico interno (marcapasos cronobiológico): Produce ciclos desordenados o ciclos mucho menores o mucho mayores de 24 horas.

Fallo de los factores que entrenan al reloj biológico: Como la intensidad de la luz o los horarios sociales. Esto es fundamental para que mantenga su sincronía con el ciclo geofísico de 24 horas.
 
Asincronía forzada: Esto se produce, por ejemplo, por un viaje transoceánico o la realización de un trabajo nocturno o a turnos, entre otros.

Síntomas
Las principales manifestaciones de los trastornos del ritmo circadiano son la somnolencia diurna y el insomnio.

Prevención
La mejor forma de prevenir estos trastornos es manteniendo una buena higiene del sueño y mantener los ritmos de sueño-vigilia regulares.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...